Encontrar un equilibrio entre el trabajo y el hogar parece un mito

A veces encontrar un equilibrio entre el trabajo fuera de casa, la familia y el hogar parece un mito inalcanzable. Si bien siempre hay consejos que nos pueden ayudar, la realidad es bien distinta y nunca, encontramos tiempo para nosotras y mucho menos para ese equilibrio con el cual todos los días soñamos.

equilibrio

Realmente sería tan sencillo como poner en la lista diaria de tareas un apartado en el cual dijera ‘tiempo muerto’, sí suena a locura o mito inalcanzable, porque por muy cansadas, estresadas y con ganas de salir corriendo que tengamos, siempre nos saltamos esa parte y decimos eso de ‘mañana me tomo mi tiempo’. Así nos podemos pasar toda la vida.

Si eres de esas mujeres que parece no pueden desconectarse nunca, piensa que las pilas se agotan igualmente y hay que hacer el propósito de tomarse un descanso diario. Tan simple como salir a pasear 15 minutos o simplemente antes de la cena o incluso después, olvidarse del mundo por unos minutos. Eso sí, nada de dejar puesta la comida para el día siguiente, y así estar pendiente robándonos esos minutos de desconexión total.


Otra buena opción siguiendo con la lista de tareas es simplificarla. Somos conscientes que si bien tenemos muchos frentes por cubrir, muchas tareas por realizar, algunas no son prioritarias y pueden posponerse. Evidentemente la principal es el trabajo diario, y si bien muchas veces nos llevamos tareas a casa, mejor que te quedes a dormir en la oficina. Total ¿qué diferencia hay?

En serio, si llegas a casa después de una larga jornada de trabajo, y nada más quitarte los tacones y el abrigo, ya te pones la cofia y pasas a modo ‘ama de casa’, tampoco pasa nada si antes te tomas un respiro, te relajas durante unos minutos y después cambias de ‘profesión’. Y tampoco pasa nada porque dejes la plancha para otro día o dejar  sin limpiar los cristales del salón.

Nosotras sabemos de sobra que tenemos que encontrar un equilibrio para tener una vida plena y sin agobios. Solo que hay veces que nos hacemos las fuertes e incluso las sufridas, pero la realidad es que no tenemos pilas para todo y con el tiempo, nos puede pasar factura.

Imagen | gonmi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...