¿Influye la falta de conciliación en la educación de los hijos?

Pese a que las reivindicaciones de la conciliación laboral se mantienen porque en este país aún no se ha logrado, los estudios afirman que no influye negativamente en los pequeños.

trabajo

En España tenemos la reivindicación de la conciliación en el trabajo y la vida familiar desde hace mucho tiempo presente. Aunque es verdad que muchas grandes empresas han optimizado sus recursos y planteado a su plantilla la posibilidad de conseguir mejorar sus vidas domésticas con amplia flexibilidad laboral, en la mayoría de los casos la falta de conciliación es un hecho que influye en la vida de los españoles. La larga jornada, las llamadas fuera del horario laboral, unos horarios que no permiten aprovechar bien el tiempo y unas fórmulas laborales que no siempre apuestan por la productividad hacen que muchos padres se vean realmente complicados en su día a día.

Sin embargo, quizás lo que sí te interesa saber como madre trabajadora, mucho más allá de tus derechos que no siempre se cumplen como deberían es que esa falta de conciliación laboral no tiene por qué resultar negativa para el pequeño. Está claro que te encantaría tener más tiempo para pasar con tu hijo, pero si estás preocupada por el modo que le va a afectar, queremos compartir contigo unos cuántos datos que van a echar por tierra todas esas teorías en las que los pequeños de la casa notarán la ausencia de los padres y les afectará a su desarrollo.

Trabajar y la falta de conciliación no es relegar la maternidad

Para muchas madres, el trabajo fuera de casa les supone un gran inconveniente en cuanto llegan los hijos a sus vidas. De hecho, se sienten culpables pensando que están relegando la maternidad o dejándola en un plano secundario. Sienten culpa por todo ese tiempo que podrían pasar con sus hijos y que, por necesidades laborales, les resulta imposible de hacer. En realidad, los datos que analizamos a continuación pueden ponerte en la línea positiva y hacerte dar cuenta de que no todo tiene por qué resultar tan desastroso.

La Encuesta del Uso del Tiempo que elaboró el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2006 mostró que el tiempo que los padres están fuera de casa no es un impedimento directo en el desarrollo de los más pequeños. De hecho, jugar con los niños durante el fin de semana, o planificar algunas actividades al llegar del trabajo pueden compensar esa cantidad de tiempo disponible para los hijos con calidad en las tareas que se llevan a cabo. Por lo tanto, si eres una de esas madres trabajadoras preocupadas, deberías mantener la calma y comenzar a tomarte las cosas de otra manera. Siempre que puedas, haz cosas diferentes con tus pequeños y ten en cuenta que con esto será suficiente, aunque de primeras no te lo haya parecido.

Las conclusiones de Kathleen L. McGinn sobre la falta de conciliación

Otro de los estudios que se ha llevado a cabo sobre este tema es la publicación que Kathleen L. McGinn lanzó en el Busines Insider en la que alcanzaba unas conclusiones bastante interesantes que vamos a comentar justo a continuación:

  1. Buenos ejemplos: los hijos de madres trabajadoras aprenden mucho antes que los que pueden pasar todo el tiempo con sus progenitores a organizar bien su tiempo y tareas, así como a gestionarlas con mayor responsabilidad.
  2. Hijas más exitosas. Cuando se habla de datos, los que demuestra este estudio afirman que las hijas de madres trabajadoras llegaban a obtener un 23% más de ingresos que aquellas ñniñas que crecieron con un progenitor en casa con lo que incluso podrías tener resultados positivos.
  3. Hijos más comprometidos. El hecho de que las madres trabajadoras no tengan tiempo suficiente para los hijos hace que los niños estén mucho más implicados en las tareas domésticas, lo que les hace más responsables y conscientes de llevar un hogar.
  4. Romper los roles de género. Otra de las conclusiones positivas a las que ha llegado este estudio están relacionadas con el reparto de tareas del hogar sea más equilibrado. Esto favorece la igualdad y la ruptura entre los roles tradicionales domésticos.

Como ves, la falta de conciliación es un problema laboral que debería solucionarse cuanto antes, pero pese a que suponga un mayor esfuerzo para las madres trabajadoras, no debería ser una razón para no tener hijos y mucho menos para vivir preocupada pensando que le afectará realmente a su calidad de vida. Puede que lo haga, pero a la vista de los estudios publicados al respecto, tendrá una influencia positiva.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...