Sensación térmica ¿sabes qué es?

Si quieres saber en qué consiste la sensación térmica no puedes perderte este artículo

beautiful-1868701_1280

El termómetro marca una temperatura pero los humanos podemos sentir más frío o más calor de lo que realmente marca el termómetro y es lo que llamamos sensación térmica. La temperatura del cuerpo humano está a 37º pero tiene un mecanismo de regulación interna cuando las temperaturas son demasiado altas o demasiado bajas. Esta regulación ocurre con el aumento o disminución de los vasos sanguíneos. Cuando la temperatura exterior es alta se produce un mayor flujo de sangre que nos ayuda a perder calor mediante el sudor. Cuando la temperatura exterior es baja el flujo sanguíneo se retrae para perder menos calor corporal. Pero este mecanismo de regulación puede verse afectado por el viento que aumenta la sensación de frío y la humedad que perjudica la transpiración.

Sensación térmica

Toda esta incomodidad que sentimos los humanos con la combinación de la temperatura, el viento y la humedad es lo que llamamos sensación térmica, por eso podemos hablar de sensación térmica por efecto del viento y sensación térmica por efecto de la humedad.

Sensación térmica por efecto del viento

La piel del cuerpo humano tiene sobre ella una capa aislante de aire de pocos milímetros de espesor que ayuda a mantener la temperatura corporal. Cuando sopla el viento esta capa se reduce y se pierde calor y cuanto más baja sea la temperatura exterior, más se notará este efecto.

Sensación térmica por efecto de la humedad

Cuando la temperatura exterior es muy elevada, la humedad aumenta la sensación de calor pues una alta humedad entorpece el proceso de transpiración. Si la humedad es baja el sudor se evapora más fácilmente y la sensación térmica será menor.

¿Cómo se calcula la sensación térmica?

El cálculo de la sensación térmica no es fácil. A finales de 1930 el explorador Paul Siple se dio cuenta que en las zonas polares las temperaturas bajas y el viento podían ser muy peligrosas produciéndose el congelamiento en mucho menos tiempo, por eso estableció una fórmula matemática para su cálculo.

Con el paso de los años científicos canadienses y americanos mejoraron la fórmula a través de experimentos en laboratorio. Con esta fórmula podemos darnos cuenta que un día de viento de 50km/h y con una temperatura de 10º la sensación térmica puede llegar a -2º

La sensación térmica no solo se aplica en invierno, en verano cuando la humedad es muy elevada, la sensación térmica es más alta que la temperatura real y es lo que conocemos como “bochorno” que es el causante de que pasemos muchas noches de verano en vela por el calor. Pero todo esto puede agravarse con el viento, pues el cuerpo humano usa el viento como un refrigerante natural y si la temperatura del viento es superior a la temperatura del cuerpo se produce el efecto contrario impidiendo que el cuerpo pierda calor por la piel.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...