Hábitos de lectura en los niños

el-habito-de-leer-en-los-niños

No sé si será porque yo soy una devoradora de libros o es un verdadero cargo de conciencia el que tengo cuando veo a los niños y jóvenes que no tienen ninguna motivación en la lectura.

Y son muchas las madres que se preguntan, cómo pueden incentivar a sus hijos en la lectura y que dejen relegado a segundo plano un poco el mundo de las consolas, la red y estas pocas cosas que los jóvenes de hoy en día tienen como hábitos.

Siempre en vacaciones, aunque apenas quedan un suspiro de ellas, es el mejor momento para que los niños descubran el maravilloso mundo de la lectura. Ya que al igual que los mayores, se dispone de más tiempo o al menos en mayor medida en cuanto al resto del año.

El otro día una persona me dijo (lo  cual me llenó de orgullo) que mi hija había heredado de mí la pasión por la lectura. Y es cierto, porque una de las pautas a seguir para que los niños desde pequeños se motiven, es ver a sus padres o al menos a una de las partes, leyendo. Es la mejor forma de incentivarlos.

La lectura no puede imponerse bien es cierto como una obligación pero si es una alternativa más al ocio.  Y la primera medida es que nosotras, prediquemos con el ejemplo.

Os podría poner como ejemplo que en estas semanas de vacaciones y sin curso escolar, nos hemos leía ambas, la saga de ‘Crepúsculo’, sí, cuatro pedazos de tochos que nos hemos alternado con su lectura y después hemos compartido comentarios. Puesto que compartir diálogo y comentarios de los libros que pueden leer nuestros hijos, es otro modo de ampliar su círculo y que no pierdan el interés.

Evidentemente, si la madre o el padre no lee en casa, no puede exigirle a su hijo o hija que lo haga. Y si los padres al final insisten tanto que llegan a hacer de la lectura una tarea obligatoria, lo más probable es que el niño o la niña no adquieran el hábito de la lectura y lo único que haga será cogerle mas desgana.

Si desde pequeños se le comienza a ofrecer lecturas en torno a su edad, e incluso que ellos vayan haciendo sus propias colecciones y biblioteca particular, poco a poco irán envolviéndose en su círculo de lectura y aventuras y querrán ser los protagonistas de sus libros. Ese es el primer punto.

Llevarlos a bibliotecas y librerías para que ellos estén en contacto directo con los libros y sean ellos quienes elijan su tipo de lectura, es otra buena fórmula que resulta casi mágica.

Y por supuesto un buen regalo, siempre puede ser un libro.

Imagen | EducaMadrid

Más en Centromujer | El fenómeno ‘Crepúsculo’ de Stephenie Meyer, Lazos de Amor, de Brian Weiss, Libros recomendados

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...