¡Por fin! Sabemos qué significa You´re beautiful de James Blunt

¿Las letras de las canciones significan siempre lo que todos se imaginan? ¿Una obra artística tiene que entenderse de la misma manera por todo el mundo? ¿No supone una riqueza que exista una pluralidad de interpretaciones?

A propósito de las canciones de James Blunt

No hace mucho que el cantante británico James Blunt ha hablado del verdadero significado de “You’re Beautiful”, una de sus primeras canciones (sin duda la de mayor éxito) y que la mayoría de la gente calificaba de romántica, de auténtica declaración de un amor imposible, y que ahora, su propio autor, le da un gran giro interpretativo, cuanto menos, impensable para quienes la conocen.

La verdad es que no es la primera vez que esto ocurre, ni será la última, también ha sucedido con interpretaciones en España. ¿Quién no recuerda la famosa canción de José Luis Perales “Y cómo es él”, en la que parece narrarse las preguntas retóricas que un amante hace a su competidor, al que tacha de ladrón por haberle robado un trozo de su vida o toda ella entera.

Pero, el mismo Perales, aclaró que la letra de la canción en realidad se refería a su hija y contaba la pérdida que todo padre siente cuando piensa que la niña se le escapa de las manos al irse haciendo mayor y comenzar sus primeras relaciones de pareja. La letra está muy bien traída y se presta perfectamente a cualquiera de las dos interpretaciones (aunque a lo mejor hoy componía una tomándose una pizza con su hija, por eso del anuncio de televisión). Toca analizar ahora el giro de Blunt, pero antes se puede indagar un poco en la vida de este artista para conocerlo mejor.

¿Quién es James Blunt?

James Hillier Blount es un cantautor nacido en Inglaterra, el 22 de febrero de 1974, aunque hoy en día su residencia oficial la tiene en Ibiza (España). Cuenta, por lo tanto, con 43 años de edad. Alcanzó la fama en el año 2005 con su primer álbum Back to Bedlam y su sencillo “You’re Beautiful” (el de la polémica interpretación).

Durante su niñez recibió lecciones de violín y piano, pero a los catorce años se enganchó a la guitarra y a componer canciones; guitarra que no dejó ni durante su participación militar con las tropas de la OTAN desplegadas en Kosovo, donde la llevaba sujeta con una correa en la parte exterior de su tanque. En algunos lugares las fuerzas de paz compartieron sus comidas con gente hospitalaria de los alrededores y Blunt aprovechaba estos momentos para interpretar su música.

En su misión militar en dicho país, se familiarizó con la labor de la organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras, que se dedicaba a ayudar a la población en todas las cuestiones médicas que fuesen necesarias. A partir de esa fecha, ha apoyado a esta ONG mediante la realización de subastas en muchos de sus conciertos. También se ha mostrado a favor de otras causas y en defensa del medio ambiente, lo que habla bastante de su talante solidario.

En 2002 Blunt abandonó el Ejército Británico, donde había sido oficial de regimiento, para poder iniciar su carrera musical y empezó a utilizar el nombre artístico Blunt, para facilitar la pronunciación de su verdadero apellido Blount. Su estilo es una mezcla de géneros musicales que incluyen: pop, rock y folk con un matiz acústico. A lo largo de su carrera ha sido acreedor de numerosos premios musicales y tiene ya en su haber siete álbumes publicados.

“You’re Beautiful”: de canción romántica a letra perversa

Toca ahora analizar el significado de la letra de la canción “You’re Beautiful”. En ella se cuenta la historia amorosa de alguien que se siente impactado por la presencia de una muchacha que ya parece estar ligada a otra persona, por lo que la relación con ella parece imposible. Pues bien, ahora resulta que Blunt dice, o al menos eso se ha contado, que la canción “trata de un tipo tan drogado que acosa a la novia de otro a pesar de que también está ahí frente a él, y habría que encerrarle y meterle en prisión por ser una especie de pervertido”. Pero yo no encuentro eso en la letra por más que la examino.

Es algo así como si a Manolo Escobar le hubiera dado por decir, en un momento dado, que su “viva el vino y las mujeres” era en realidad “viva la coca cola”, solo que como no le cuadraba bien en la rima, puso lo del vino. Hombre, pues al menos podía haber puesto calimocho.

A mí todo esto me suena un poco a promoción y a una búsqueda de estar en el candelero, porque si lo que quiere uno es quitarse la etiqueta de cantautor romántico, lo que tiene que hacer es componer nuevas canciones de otro tipo o temática. Todos los artistas evolucionan y cambian su estilo musical pero nadie suele, ni tiene porqué, renegar de sus inicios.

Joaquín Sabina y sus canciones

¿Se imaginan a Joaquin Sabina diciendo ahora que él no es un poeta urbano, aunque tenga también canciones románticas; o que Alejandro Sanz negase sus toques flamencos, aunque también tenga canciones raperas? Al paso de este tipo de situaciones salió, precisamente, Joaquín Sabina en una de sus canciones de sátira más fina y elegante: “El joven aprendiz de pintor”. No me resisto a transcribir parte de su contenido: “El joven aprendiz de pintor que ayer mismo, juraba que mis cuadros eran su catecismo. Hoy, como ve que el público empieza a hacerme caso, ya no dice que pinto tan bien como Picasso”.

“En cambio la vecina que jamás saludaba, cada vez que el azar o el ascensor nos juntaba, vino ayer a decirme que mi última novela la excita más que todo Camilo José Cela. ¿Y qué decir del manager audaz y decidido que no me recibió, que siempre estaba reunido? Hoy, moviendo la cola, se acercó como un perro a pedir que le diéramos vela en este entierro y yo le dije: no, ya está marchita la margarita que en el pasado he deshojado yo”.

“La propia Caballé que me negó sus favores, la diva que pasaba tanto de cantautores, llamó para decirme: “Estoy en deuda contigo, mola más tu Madrid que el aranjuez de Rodrigo”. ¿Y qué decir del crítico que indignado me acusa de jugar demasiado a la ruleta rusa? Si no hubiera arriesgado tal vez me acusaría de quedarme colgado en calle Melancolía”.

Hay que reconocer que un artista, una vez que hace pública su creación, sea del tipo que sea, aunque no pierda los derechos de autor, de eso ya se encarga la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), pierde de alguna manera el control de su obra y pasa a formar parte del acervo común del género humano, que puede interpretar a su gusto todo el mundo simbólico que siempre conlleva el arte. Esto no es una pérdida, sino una ganancia para todos. Las múltiples interpretaciones enriquecen al artista y a su obra.

Claro, que para evitar equívocos, nada como la letra de la canción que España lleva este año a Eurovisión: “Do it for your lover”, vale para todos: para el amor entre parejas, entre hermanos y amigos, entre padres e hijos, hasta para las mascotas. Pero, no te preocupes que ni por esas saldremos de los últimos puestos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...