¿Sabes como cultivar aguacates a partir de las semillas?

Si quieres saber como plantar una semilla de aguacate no puedes perderte este artículo

cultivar aguacate

El aguacate es una fruta que produce un árbol originario de Mexico y Perú y que es de la misma familia del laurel. Un aguacate nacido de una semilla puede superar los 20 metros de altura, pero los aguacates injertados son más bajos para poder recolectarlos mejor.

Los aguacates tienen flores hermafroditas pero saben evitar la autofecundación de manera muy inteligente, pues sus flores se abren en dos fases. En la primera fase todas las flores del árbol se abren en forma femenina con el pistilo receptivo al polen de otros ejemplares. Acabada esta fase de floración el estigma se cierra y las anteras de los estambres masculinos empiezan a madurar y se abren para que los insectos se impregnen de polen para que puedan germinar otro árbol. De esta manera es casi imposible que un árbol se autopolinice evitándose así la degeneración de la especie.

El aguacate es una fruta que tiene una textura cremosa y grasosa que contiene muchas grasas monoinsaturadas. Se pueden cultivar a partir de su semilla pero no da frutos si no se somete a un proceso de polinización cruzada. Si quieres conseguir un árbol de aguacates a partir de su semilla puedes seguir estos pasos:

  • Modo 1

  • Compra una aguacate en el supermercado y espera a que se madure
  • Aprieta la fruta para comprobar si la cáscara se hunde
  • Debe estar un poco blando
  • Corta el aguacate por la mitad a todo lo largo
  • Separa suavemente la semilla de la pulpa
  • Lava la semilla para eliminar los restos de pulpa
  • Corta un pequeño trozo de la base de la semilla y de la parte superior para facilitar la germinación
  • Envuelve la semilla en un trozo de papel de cocina húmedo
  • Coloca la semilla en una caja con tapa y guárdala en un lugar oscuro durante 15 días por lo menos
  • Vigila de vez en cuando la semilla y cuando las raíces alcancen los 7 centímetros, ya puedes pasarla a una maceta y plantarla.
  • Modo 2

  • Corta la base y la punta de la semilla de un aguacate
  • Inserta cuatro palillos de dientes en el centro de la semilla del aguacate
  • Llena un vaso de agua y coloca la semilla insertada con los palillos encima
  • Procura que al menos 1/4 de la semilla quede bajo el agua
  • Coloca el vaso en una ventana protegida del sol
  • Rellena el vaso de cuando en vez cuando veas que desciende el nivel del agua
  • Cuando pase un mes por lo menos, la semilla se abre y empieza a desarrollar unas raíces y un tallo
  • Cuando las raíces alcancen la longitud de un dedo la semilla estará lista para plantar
  • Paso 3

  • También puedes plantar la semilla en una maceta que tenga agujeros de drenaje
  • Deja al aire al menos 1/3 de la parte superior de la semilla
  • Coloca la maceta en un lugar cálido y riégala de vez en cuando.
  • Si la semilla no se abre y no desarrolla la raíz en unas cuatro semanas es mejor que la tires y vulvas a repetir el proceso con una nueva semilla
  • Si quieres plantar la semilla directamente en la tierra es mejor que elimines la corteza marrón que la cubre
  • Si la planta tiene las hojas amarillas es señal de que la estas regando demasiado.
  • Ten cuidado con el agua de riego pues las raíces del aguacate tienen tendencia a pudrirse.
  • Si las hojas se ponen de color castaño es porque necesitan más agua
  • Cuida tu planta de aguacate y en unos años tendrás un hermoso árbol del que podrás presumir porque lo has plantado tu a partir de una semilla
  • Debes esperar unos cuatro años para que el árbol de fruto
  • Los aguacates se cosechan cuando están grandes y gordos
  • Los aguacates no maduran en el árbol
  • Cuando los recojas envuélvelos en bolsas de papel para que maduren más fácilmente

Una cepa de aguacate que crece muy rápido a partir de la semilla es el aguacate de piel negra. La humedad y el frío no son adecuados para las plantas de aguacate, por eso si lo tienes en una maceta procura meterlo dentro hasta que las temperaturas suban. Si está plantado en la tierra cubre las hojas con un plástico hasta que suban las temperaturas.

Procura podar tu aguacate para que las ramas se hagan más fuertes y grandes, pero no abuses de la poda pues puedes originar el efecto contrario.

Las ramas del aguacate son frágiles y no soportan mucho peso, por eso no es conveniente que cuelgues hamacas de las ramas del árbol porque pueden romperse.

El aguacate también puede consumirse caliente en rebanadas de pan calentadas en una sartén sin necesidad de aceite pues ya lo pone el propio aguacate. El sabor del aguacate caliente es más profundo y está igual lleno de nutrientes y pese a tener mucha grasa no contiene colesterol.

Ya sabes, cuando compres aguacate no tires las semillas, plántalas y conseguirás una bonita planta para adornar tu casa o tu jardín que con el paso de los años te dará unos frutos riquísimos y muy nutritivos…

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 1,67 de 5)
1.67 5 3
Loading ... Loading ...