La flibanserina, la ‘viagra rosa’, no superó el exámen

Este fármaco estaba destinado a solucionar problemas depresivos, pero los investigadores vieron que aumentaba la libido en animales de laboratorio y seres humanos. No obstante, acabó por no aprobarse.

La flibanserina

La flibanserina era un fármaco de los laboratorios Boehringer Ingelheim, que se utilizaba en un primer momento como antidepresivo. Las dudas sobre este fármaco surgieron cuando los investigadores se dieron cuenta de que como antidepresivo no era demasiado efectivo. Tras algunos estudios, se detectó que la flibanserina podía ser eficaz para despertar el instinto sexual entre las mujeres y se llegó a bautizar como la ‘Viagra rosa‘. Pero a diferencia de la Viagra, cuyo objetivo es conseguir una erección prolongada para tener relaciones sexuales más satisfactorias, esta píldora estaría más bien destinada a resolver problemas sobre la falta de deseo sexual en las mujeres, sobre todo ante la llegada de la menopausia o en mujeres que tengan la libido baja.

Los estudios sobre este fármaco se realizaron en la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, en los Estados Unidos, junto con la Universidad de Ottawa, situada en Canadá. Según el responsable de estos estudios, John M. Thorp Jr.: ‘La flibanserina era un mal antidepresivo, sin embargo, se observó que aumentaba la libido en animales de laboratorio y seres humanos. Por ello realizamos múltiples ensayos clínicos y las mujeres de nuestros estudios que lo tomaron por un deseo sexual bajo decían sentir mejoras y experiencias sexuales satisfactorias‘. En el tiempo en el que el fármaco estuvo en investigación, tan solo lo tomaron las mujeres que participaban en este estudio.

Porque, entre otras cosas, al final el fármaco no acabó pasando el examen, es decir, que en Estados Unidos no se llegó a aprobar. Tras numerosos estudios que buscaban la efectividad de esta nueva píldora que solucionase los problemas de deseo sexual en las mujeres,  la FDA (la Agencia Estadounidense del Medicamento), no aprobó su eficacia y se abandonó el estudio del mismo. El problema por el cuál se cuestionó su eficacia llegó en el momento en qué los investigadores se dieron cuenta de que el sildenafilo, que es el ingrediente de la Viagra masculina, no funcionaba igual en las mujeres.

Además, los investigadores se percataron de que las mujeres que eran tratadas con este fármaco, la flibanserina, si conseguían mantener más relaciones sexuales, pero también lo hicieron las mujeres que participaron en el estudio que recibieron un placebo, una sustancia inerte que se usa para los ensayos clínicos y las investigaciones, por lo que la flibanserina quedó cuestionada y su estudio acabó archivándose. Al parecer, según algunos estudios posteriores, el deseo sexual femenino es más complicado y complejo que el masculino y para tratarlo no solo se pueden tener en cuenta los factores médicos o físicos, si no también los psicológicos y psicosociales.

Fuente | elmundo.es

Foto | LyndaSanchez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...