Pisos que se venden a trozos tras el divorcio: un nuevo negocio

Cuando se termina una relación y hay bienes en común pueden darse situaciones complejas. Ante el aumento de los divorcios triunfa el negocio de comprar los pisos al 50% de su propiedad.

divorcio

La vida en pareja no es fácil. Creo que a nadie le vendieron algo parecido, y si lo hicieron, era realmente un iluso. Entenderse para toda la vida es casi una utopía cuando se trata de dos personas con intereses individuales que deben convivir con los colectivos y mantenerse en la misma línea a lo largo del tiempo. En parte porque las mujeres actualmente tenemos una vida propia, y en parte porque vivimos en una sociedad que le da mucha menos importancia a aquello de durar «toda la vida», el número de divorcios va en aumento. Y si bien es mejor divorciarse que vivir una vida de mentiras, es cierto que pasar por ese trámite, sobre todo cuando hay propiedades de por medio puede no ser fácil.

Construir aquel nidito de amor que compartir con tu pareja parecía ser un sueño hecho realidad. Pero cuando la relación llega a su fin no siempre ambos se ponen de acuerdo sobre lo que se debería hacer con ese piso o casa que compraron a medias. Para muchos lo mejor es venderlo y repartirse a la mitad lo invertido y lo que se logre ganar por la propiedad. Para otros lo mejor es mantenerlo y establecer cuotas para quién se lo quede, o simplemente compartirlo con usos esporádicos al año. Todo depende de cada pareja y en esto no hay normas escritas. Pero ¿qué pasa cuando uno de los dos quiere vender y el otro se niega? Ante esa situación aparece un nuevo negocio que con el actual número de divorcios no amistosos va en auge.

Empresas que compran la mitad de tu piso

Cuando una pareja firma la hipoteca, ésta va a nombre de los dos. Es decir, la propiedad que se está comprando va a ser de dos personas al mismo tiempo. Aunque el concepto parece completamente lógico al tratarse de un matrimonio, cuando pensamos en lo que significa en la práctica quizás no se había caído en el hecho de que pese a que cada uno tiene el 50% de la propiedad, dicha propiedad no se puede dividir. No puedes poner un tabique en medio para que uno se quede la cocina y el otro el baño. Y precisamente por eso los problemas surgen cuando no hay acuerdo sobre lo que se debe hacer con el piso. Y si uno quiere vender ¿cómo vender ese 50% que posee y que no se puede dividir?

Ése es el negocio que ofrecen nuevas inmobiliarias que se dedican a comprar los pisos y viviendas por mitades. Es decir, el miembro de la pareja que quiere vender consigue deshacerse de su parte, mientras que el que no quiere hacerlo la conserva ¿Suena a un chollo para ambos no? No tanto. En realidad, estas empresas ofrecen liquidez rápida a cambio de que se rebaje bastante el precio de ese 50% del apartamento. Es decir, no te van a pagar el precio de mercado, ni siquiera el de la tasación. Eso sí, te pagarán por algo que quieres olvidar, ya que en muchos casos no se trata solo de recuperar el dinero invertido, sino también de olvidar esa historia que se ha roto y todos los recuerdos que trae la casa acerca de la otra persona.

¿Oportunismo?

Es cierto que para que haya negocio, dos se deben poner de acuerdo. Y también es verdad que a quiénes venden a estas empresas tras un divorcio nadie les obliga. Pero no es menos cierto que pasar por una separación y tener que enfrentarse a la negativa de la ex-pareja para encontrar una solución práctica a la vivienda no es la mejor de las situaciones para pensar en hacer lo más correcto. A veces compensa en ese momento perder dinero para salir de ese problema.

Particularmente sí que creo que hay cierto oportunismo por parte de estas empresas que tienen capital suficiente como para hacerse con esas viviendas al 50% y poder esperar a que el otro se decida también a vender o cerrar en el momento adecuado una segunda venta al 100% llegando a un acuerdo con la otra parte. Eso sí, también es cierto que si algo hemos tenido con la otra persona en el pasado, deberíamos ser lo bastante maduros como para que el fin de esa relación no dejase que oportunistas como estos terminasen por llevarse buena parte de la ganancia de lo que se construyó juntos ¿No te parece?

Imagen: Nicolas Fuentes

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...