Puntos clave para que todo salga bien el día de tu boda

Para que el día de la boda sea realmente perfecto la organización debe ser clave. Hoy te damos algunos trucos para que no te pierdas la emoción de uno de los días más importantes de tu vida

boda

El día de tu boda podrá ser uno de los más fantásticos del mundo, pero es probable que los preparativos, sobre todo si no están bien organizados acaben por llevarse buena parte del resultado de esa ilusión con la que llevas soñando tantos años. Si no estás dispuesta a que todos esos preparativos que te hacen falta para poder llevarla a cabo acaben con esa emoción, entonces tienes que tener en cuenta que la organización es la mejor manera de impedírselo. Hoy intentamos ayudarte resumiendo una serie de consejos para tener tu boda bajo control.

¿Te vas a casar? ¿Estas planeando tu boda? Una boda es una combinación de alegría y estrés, por eso es importante planificarla bien para que la balanza se incline siempre hacía el lado positivo. Es mejor planificarlo todo (que es mucho) con tiempo y no dejarlo todo para última hora porque costará más y te expones a que pueda salir mal.

Consejos para organizar tu boda

Lo primero y fundamental es fijar la fecha de la boda. Siempre tienes que tener en cuenta tu propio tiempo y el de tu pareja y también el de tus invitados. Si escoges el día en temporada alta todo te costará más. Las mejores fechas son mayo, junio y septiembre, pues los meses de verano son temporada alta y a lo mejor tus invitados están de vacaciones y no pueden asistir aunque quisieran.

Trata de hacer una lista de invitados y trata de equilibrar los invitados tuyos y los de tu pareja. Si quieres reducir la lista excluye a familiares con los que no tengas mucho contacto y a los que vivan muy lejos.

Reserva con tiempo el restaurante elegido porque así te aseguras que estará disponible y que tendrás los mejores precios. Intenta que no esté demasiado lejos del lugar de la ceremonia, pues algunos invitados pueden no disponer de coche.

Fíjate un presupuesto y trata de no salirte de él, porque nadie quiere comenzar un matrimonio estando en bancarrota.

Escoge la iglesia o el juzgado según desees y empieza a planificarlo todo para que luego no te lleves un disgusto si te falta un papel.

Escoge con tiempo el lugar para la luna de miel. Trata de que el lugar elegido sea del agrado de los dos, además de que entre en el presupuesto asignado. Si no tenéis demasiados antojos, os puede salir mucho más económico.

Trata de buscar el vestido con mucha anticipación. Puede ser que no lo consigas a la primera y también que necesite arreglos. Ten en cuenta el lugar de la celebración y trata de adecuar el vestido al lugar elegido. También es una buena opción que sigas la tradición y que preguntes si alguien de la familia conserva el vestido de boda, pues los vestidos clásicos siempre aportan un toque de distinción a la celebración.

Busca un fotógrafo de confianza, recuerda que un buen fotógrafo aportará imágenes de calidad sin importar el clima o cualquier imprevisto

Busca una buena floristería. Pídele consejo para saber que flores pueden lucir mejor gastándote poco presupuesto. Trata de escoger flores de temporada, pues las otras son difíciles de conseguir y cuestan más.

Ve a una imprenta cercana y encarga las invitaciones. Pregunta si están disponibles y cuanto tiempo se tardarían en entregártelas. Acuérdate de incluir en ellas cómo prefieres el regalo o si dispones de lista de bodas.

Averigua si el restaurante elegido dispone de servicio de pastelería para que pueda proporcionarte la tarta nupcial de tu gusto. Si no dispone de este servicio, ponte en contacto con una pastelería de tu localidad.

No te olvides del peinado y el maquillaje. Trata de buscar una peluquería o un centro de estética de tu confianza y pide cita para esa fecha.

Si lo deseas puedes buscar un grupo musical que amenice el enlace. Y por último, que no se te olviden los regalitos para los invitados.

Ahora sólo me queda el último consejo: Una boda pequeña y en familia siempre se disfrutará más que una grande y lujosa. Sobre todo si lo que pretendes es que este día sea para vosotros y no para conseguir llevarse una buena parte del presupuesto disponible que tenéis para el evento. Y que no se me olvide: ¡Felicidades a los novios!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...