Vida en pareja tras el parto

Tener un nuevo miembro en la familia es pasar todo el tiempo y centrar toda la atención por parte de la pareja al bebé, ya que es fundamental que la pareja establezca una relación de complicidad en la crianza, que entienda que los niños dependen de los dos y que su intimidad afectiva y sexual sea compatible con la paternidad.

El juego amoroso no puede desaparecer entre pañales y biberones. Por eso, siempre que se pueda se recomienda que la pareja busque esos momentos de intimidad. Antes de que el bebé cumpla seis semanas, como muy tarde, los padres deberían tener una cita romántica, salir a cenar, e incluso, si es posible, pasar una noche solos, sin sentirse culpables.


Cuando se tiene hijos, es fundamental que la pareja establezca una relación de complicidad en la crianza, que entienda que los niños dependen de los dos y que su intimidad afectiva y sexual sea compatible con la paternidad y no por ello hay que dejarla aparcada.

Se tiene la creencia y es uno de los problemas más comunes para entrar en la rutina, que una vez conseguido el amor, no es necesario hacer nada más y no es así, se puede caer en la pérdida del deseo por la pareja.

Es importante ser conscientes del atractivo de la pareja, pensar en ella como objeto de deseo, ver a esa persona como si se acabara de descubrirla, con todo el atractivo que tenía al inicio de la relación. Unirse por hallar momentos de intimidad afectiva y sexual, así como tiempo para expresar los sentimientos de ambos, redunda en la buena relación con todos los miembros de la familia.

Una vez transcurrido el tiempo llamado de cuarentena, es decir el tiempo estimado desde el alumbramiento hasta la primera penetración sexual que se calcula pueden transcurrir seis semanas, o más, todo debería volver a la normalidad.

Imagen | sonpareja

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...