5 rasgos de personalidad que definen a las personas inteligentes

Descubre los cinco rasgos comunes a las personas inteligentes: creativos, críticos, asertivos, capacidad de adaptación y buen humor. ¿Estás entre ellos?

personas inteligentes

Siempre me ha llamado la atención el refrán “tener madera” -ser capaz de hacer algo-, que utilizan algunas personas para desentenderse de ciertos retos que les plantea la vida: “para esto hay que tener madera, yo no la tengo”. Lo mismo puede suceder con la inteligencia: “no tengo madera de inteligente”. Porque todos presumimos de inteligentes, pero luego, según más nos interese, preferimos no ser tan inteligentes, preferimos ser un poco tontos -perdón: ser poco inteligentes.

Pero ¿se nace inteligente o se hace uno inteligente? Como en todos los ámbitos de la vida también en esto de la inteligencia: ¿cuánto hay de don innato y cuánto de aprendido?

Mitos científicos sobre las personas inteligentes

Por lo pronto habría que desmontar un montón de mitos, todos esos que basados en sesudos estudios científicos, nos indican los rasgos de las personas inteligentes: son altos, son vagos, consumen droga, son delgados, son desordenados, son de izquierdas, no fuman, beben alcohol, estudiaron música de pequeños, por supuesto su madre del dio el pecho no el biberón, prefieren los gatos a los perros, son zurdos, son ansiosos, padecen de insomnio, son de izquierdas, son divertidos…

Ante toda esta colección de afirmaciones, al menos podemos hacer dos apreciaciones. La primera: algunas de estas características pueden estar ligadas a una mejor o mayor inteligencia, pero no suponen la inteligencia por sí mismas.

Y la segunda: tal cosecha de características nace siempre de observaciones hechas en el, llamémoslo así, mundo rico, instruido, occidental. Y difícilmente pueden ser aplicables a ámbitos con poco desarrollo, sin apenas cultura, sin los más mínimos medios de desenvolvimiento de una vida cualificada como medianamente digna. Pero en esos ambientes también los hay inteligentes y muy inteligentes. Supongo que en esto podemos estar de acuerdo.

Volvamos a la inteligencia. Cuando tratamos de dar rasgos de la persona inteligente, o más inteligente, porque algo inteligentes somos todos, también algo tontos -perdón, poco inteligentes-, nos solemos centrar sólo en un aspecto de la inteligencia: el intelectual. Pero hoy sabemos que hay muchos tipos de inteligencia, o que la inteligencia es la suma de muchas capacidades distintas, no sólo la memorística o la racional; también la artística, la espacial, la emocional, la colectiva…

Rasgos de una persona inteligente

Desde esta visión más amplia de la inteligencia sí podríamos indicar algunos rasgos que se suelen dar en las personas con mayor inteligencia y que pudieran compartir igualmente personas que vivan en distintos ámbitos sociales o culturales:

  1. Suelen ser personas curiosas, creativas, abiertas a nuevas experiencias y conocimientos. No es una curiosidad por pasatiempo, sino que nace o va orientada hacia una finalidad más o menos precisa.
  2. Suelen ser personas críticas, que no criticonas. Es decir, son personas capaces de criticar y cuestionar sus propias ideas, conocimientos que van adquiriendo, cosas que van descubriendo. Y también capaces de criticar, de cuestionar, los adquiridos por otros, o por la sociedad en que viven. Una característica de esta crítica es que es constructiva, busca mejorar algo, no destruir por destruir. No es que no acepten los avances, o conocimientos, o valores conseguidos por otros, pero no los asumen acríticamente, son capaces de hacerlos suyos vitalmente.
  3. Suelen ser asertivos. No se creen los únicos inteligentes, los únicos eficaces. Tienen la capacidad de ponerse en el lugar del otro, lo que les permite abrirse a otros modos de ver las cosas, de captar la realidad; y les hace también ser prácticos y concretos en sus juicios y decisiones.
  4. Suelen tener mayor capacidad para adaptarse a nuevas situaciones. No significa que sean personas camaleónicas o chaqueteras, sino que son capaces de detectar pronto los problemas que van surgiendo y no tienen miedo a buscar nuevas soluciones para circunstancias nuevas.
  5. Suelen ser personas que tienen buen humor, es decir, son capaces de reírse de sí mismos, de relativizar las cosas, de captar lo realmente importante y no centrarse en lo que es más circunstancial. Las personas un tanto creídas, muy seguras de sí mismas, de sus ideas, etc; pero un tanto rígidas, suelen denotar cierta falta de seguridad, lo que hace que necesiten un sistema férreo de referencia para poder asentar su vida. En cambio la capacidad de humor nos devuelve, de alguna manera, a la infancia y con ella a la curiosidad, a la creatividad, a la dimensión lúdica y social de la vida.

Y ahora, que cada uno revise la lista de tópicos y se quede con los que mejor le parezcan o le convengan… Yo, por ejemplo, me considero bastante inteligente -sería un poco tonto, perdón, poco inteligente-, si dijera lo contrario; pero, ¡ay!: no soy demasiado alta, no bebo, nunca he consumido droga; tampoco soy vaga, me gustan más los perros que los gatos; se me da fatal la música, aunque me gusta; duermo bien, no soy zurda, ni siquiera sé si mi madre me dio el pecho de pequeña o si aprendí a leer pronto. Eso sí, soy un poco desordenado, me considero progresista y partidario de revisar eso de ser de izquierdas o de derechas. Y casi siempre estoy de buen humor…

¿Y tú, cómo encajas en esos tópicos de ser o no inteligente?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...