Abuelos rotatorios o golondrinas: cómo hacer sentir bien a los mayores

Abuelos golondrina son aquellos que conviven con todos sus hijos por temporadas en casa de cada uno. Para cuidar a los abuelos de una manera adecuada puedes seguir los siguientes consejos…

personas mayores

Nadie quiere hacerse mayor, pero el tiempo pasa rápidamente y cada día vivimos más años. El problema viene cuando las personas mayores no pueden vivir solas por problemas de salud o porque van perdiendo facultades como la vista, el oído, la fuerza, o la agilidad… Así, necesitan vivir con sus hijos. Hoy en día por motivos de trabajo muchas familias optan por cuidar de los abuelos por turnos, es decir, cada hijo se hace cargo del abuelo durante un tiempo y luego se encarga el otro hijo. Así sucesivamente según el número de hijos. A los abuelos que no tienen residencia fija que van de casa en casa de sus hijos para que los cuiden se les llama abuelos golondrina.

Cuando el abuelo o los abuelos no son capaces de asearse solos, no se encuentran capacitados para preparar su propia comida, tienen falta de vista o problemas de movilidad, los hijos se plantean qué hacer con los abuelos. En primer lugar se plantean llevarlos a una residencia, pero debido a la crisis económica y al alto coste de estas instalaciones, esta opción se vuelve inalcanzable. Por eso si los abuelos tienen varios hijos la solución más adecuada para ellos es llevarlos cada uno una temporada. Así los abuelos estarán siempre acompañados  y los hijos tendrán tiempo libre rotativo y ninguno de ellos “cargará” en exclusiva  con los abuelos.

El problema de todo esto es que se producen problemas de convivencia entre los hermanos. Los abuelos son conscientes de que ellos son el motivo de estas disputas y comienzan a sentirse tristes y angustiados. Hay que tener en cuenta que para los abuelos no es fácil adaptarse a esta nueva situación. Estos cambios a veces son muy drásticos y pueden sufrir problemas de salud debido a los continuos cambios de cama, de alimentación, de rutinas diarias… También es importante tener en cuenta que normalmente tienen prescrita alguna medicación y necesitan ir al médico para sus revisiones.

Aunque seguro que cualquiera estaría encantado de cuidar a los abuelos o a los mayores si contase con el tiempo adecuado para hacerlo, la solución de los abuelos golondrinas puede ser más llevadera si tienes en cuenta algunas cuestiones que te explicamos justo a continuación.

Consejos para que los abuelos se sientan bien

  • Antes de tomar la decisión de llevar al abuelo a casa, lo mejor es preguntarle si le gustaría
  • A la hora de establecer los tiempos de permanencia en cada casa, el abuelo debe estar de acuerdo y saber con quien va a estar y cuanto tiempo
  • Es necesario cuidar su alimentación y no cambiarla a cada rato según tenga que cambiar de casa
  • Los hábitos diarios también deben cuidarse y no variarse demasiado cuidando los horarios de comidas y de descanso
  • Hay que proporcionarse un lugar en la casa donde pueda tener sus cosas y donde se sienta a gusto
  • Hay que saber bien la medicación que está tomando y si es posible llevarlo a su médico de siempre
  • Durante los primeros días es bueno salir con él a pasear por el barrio para que lo vaya conociendo y también si es posible puedes presentarle a algún vecino de su edad para que se sienta más a gusto
  • Procura que se sienta parte de la familia pues con tanto cambio a veces es un poco difícil

Conflictos entre familiares

A veces no es fácil hacerse cargo de una persona mayor y, aunque son los padres los que vuelven a casa, son ellos los que tienen que habituarse a la rutina de los hijos y aprender a convivir con sus normas. Pero la cosa no queda ahí pues al establecer tantos turnos rotatorios entre los hermanos empiezan a surgir problemas y disgustos. Por eso, hay que tener cuidado con lo que se dice, y con lo que se hace cuando se está a cargo del abuelo golondrina, así como cuando lo tiene el otro hermano. La solución siempre pasa por ponerse en la piel del otro y, sobre todo, por pensar en la persona mayor.

Para terminar con los problemas, lo fundamental es pensar que esta situación es lo mejor para todos, tanto para el “abuelo golondrina“,como para sus cuidadores. Para facilitar la convivencia es fundamental establecer normas con las que todos estén de acuerdo. ¿Has sufrido alguna vez este tipo de problemas? ¡Cuéntanoslo!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...