La envidia, ¿sabes reconocerla?

tipos de envidia

La envidia es un sentimiento que puede definirse de muchas maneras pero podemos describirla de una manera sencilla diciendo que la envidia es un sentimiento de tristeza por el bien ajeno.

Mucha gente considera a la envidia como un sentimiento, otros como una emoción, otros como una conducta e incluso hay quien lo considera una forma de conducta, pero todo el mundo considera que una persona envidiosa es incapaz de ser caritativa y siempre actúa con malicia y resentimiento.

Las personas envidiosas suelen tener una baja autoestima a consecuencia de su comparación con los demás, son infelices y viven con un gran vacío interior

Características de una persona envidiosa

Existen una serie de características por las que puedes reconocer a una persona envidiosa:

  • Baja autoestima
  • Falta de valoración personal
  • Comparación con todo el mundo
  • Egocentrismo
  • Narcisismo
  • Inmadurez y mediocridad
  • Actúan impulsadas por la ira
  • Son personas conflictivas y con muchas contradicciones
  • Siempre desean lo de los demás y que a todo el mundo le vaya mal

La envidia involucra a dos personas: La envidiosa y la envidiada. La envidia surge al compararse con otra persona, pues siempre existe alguien mejor que nosotros. La envidia hace sufrir a los envidiosos pero también hace sufrir a sus víctimas.

Mucha gente dice que tiene envidia sana, pero si es envidia no es sana, pues la envidia no es más que una rabia vengadora que solo desea eliminar a su competencia. Las personas envidiosas desean y anhelan las cosas de los demás  solo porque los demás las tienen.

Formas de expresión de la envidia

La vida puede presentarse en innumerables aspectos de la vida:

  • A nivel personal se presenta en forma de críticas, murmuraciones, dominio, rechazo, rivalidad, venganza, difamación… y suele estar presente en rupturas de relaciones personales, familiares y de pareja.
  • A nivel masculino la envidia fomenta el machismo
  • A nivel femenino existe envidia por la fuerzas y la despreocupación de los hombres y esta envidia fomenta el negocio de la moda y de la cosmética
  • La envidia de los pobres estimula las protestas sociales
  • La envidia de los ricos fomenta la lucha entre los poderosos
  • La envidia económica fomenta el consumismo
  • La envidia sexual es el motor de la pornografia.

Conclusión

Para superar la envidia debes aprender a vivir disfrutando de lo que eres y de lo que posees. La envidia solo se cura madurando la personalidad y resolviendo las carencias personales. Debes recordar que una persona madura y satisfecha de si misma no envidia a nadie

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...