¿Padeces el síndrome del patito feo? Dile adiós a tus complejos

La preocupación por defectos físicos, reales o imaginarios, deteriora las relaciones sociales y lleva al aislamiento. No dejes que eso te ocurra. Ponle fin a los síntomas del síndrome del patito feo.

No te rindas ante el síndrome del patto feo. De manera frecuente, al llegar a la adolescencia, las personas se sienten incómodas con su cuerpo o apariencia, demostrando acciones que denotan la presencia del  llamado “síndrome del patito feo”. Este trastorno hace referencia a una exacerbada preocupación por defectos físicos reales o imaginarios. Sus secuelas incluyen desgaste de las relaciones laborales, sociales e íntimas, baja de autoestima, problemas conductuales y, en el peor de los casos, suicidio.

En la proliferación de este síndrome indicen la publicidad, los medios de comunicación y los altos estándares de belleza que, durante años, ha establecido la sociedad. Quienes lo sufren pueden optar por encerrarse en su casa, aislándose de su entorno, para evitar que otros lo vean. Las mujeres son más propensas a desarrollarlo, e implica desagrado por el rostro, el cabello o los senos. Aunque suele desaparecer en la adultez, hay casos en los que perdura mucho tiempo.

Vence los complejos con estos tips

No tienes que ser una modelo de revista para sentirte a gusto contigo misma. Ama tu cuerpo, acéptate tal cual eres y vence los “síntomas” del síndrome del patito feo. 

No te infravalores

La belleza es subjetiva. Algunas mujeres destacan por sus ojos, otras por su personalidad y el resto por su cabello. Ten consciencia de cuáles rasgos resaltan en ti y poténcialos al máximo. Empieza por quererte a ti misma.

No huyas de la atención

La inseguridad se manifiesta de un sinfín de formas, entre ellas el tratar de alejarse de toda clase de atención. Se vuelve notorio cuando evitas bailar, salir o conversar con los demás. Exprésate sin miedo y confía en ti más en todo momento. Actúa con seguridad y serás la envidia de todos.

Eres bonita. ¡Créelo!

Cuida tu comunicación intrapersonal. Las personas con el síndrome de patito feo acostumbran a compararse con los demás y a denigrarse. Piensan que no les prestan atención porque no son suficientemente atractivas. Esta clase de pensamientos no son sanos. Hay que ponerle foco a los rasgos positivos. Quizás cuentas con unas pestañas largas espectaculares o unos bonitos labios. Puede ser que tengas un carácter magnético o seas de fácil conversación. Lo que mas importa es tu autoestima y personalidad. Es eso lo que realmente te hacer ser una mujer hermosa.

Equilibrio ante todo

Es probable que sientas que tu ritmo de vida transcurre sin pausa. Entre tus deberes con el trabajo o los estudios, quedas sin ánimo para dedicarte a ti, a tu arreglo personal. Ponte tu ropa favorita, prueba con un nuevo estilo de cabello y haz ejercicio para mantenerte saludable. No se trata de que te obsesiones, pero sí de que pongas atención a tu aspecto y a cuidar de él.

No desestimas los cumplidos

Las mujeres con el síndrome del patito feo piensan que cada cumplido es mera cortesía. Deja de menospreciar los halagos que recibes. Tómalos en serio, y saca a relucir la mejor versión de ti. Anímate a ser espontánea y natural.

Sé razonable con los estándares de belleza y mantén el equilibrio con tu salud. Aprovecha las distintas ocasiones para socializar. Poco a poco ve forjando tu autoestima, acepta tu cuerpo y tu personalidad. No hay estereotipos que triunfen ante un temperamento audaz, confiado, optimista, alegre, sensual, divertido…

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 1
Loading ... Loading ...