Síndrome post-vacacional

Si quieres saber todo sobre el síndrome postvacacional no puedes perderte este artículo

sea-1351559_1280Se acaba el mes de agosto y a la mayoría de la gente se le acaban las vacaciones y tienen que volver a la rutina del trabajo y de la vida diaria. Pero la vuelta de las vacaciones puede ser muy dura porque las obligaciones y el trabajo se hacen pesadas los primeros días hasta que uno se va acostumbrando poco a poco.

Para enfrentarnos nuevamente a la rutina diaria y al trabajo después de las vacaciones, nuestro cuerpo necesita un proceso de adaptación que unos lo llevan mejor y otros peor y se conoce con el nombre de síndrome post-vacacional.

El síndrome post-vacacional no está reconocido como una enfermedad ni como un trastorno psicológico por la Organización Mundial de la Salud (OMS).La mayoría de las personas presentan este síndrome en el mes de septiembre después de las vacaciones de verano e incluso los niños pueden llegar a padecerlo afectando directamente a su rendimiento escolar.

La duración del síndrome post-vacacional puede ser desde unos días hasta unas semanas y en casos extremos puede durar incluso meses.Las personas más propensas a sufrir este síndrome post-vacacional son aquellas que disfrutan de vacaciones muy largas, las que no se encuentran a gusto en su trabajo, las que tienen un jefe muy autoritario…

Síntomas del síndrome post-vacacional

El síndrome postvacacional presenta dos tipos de síntomas:

  • Síntomas emocionales como pueden ser la ansiedad, la tristeza, la apatía, la dificultad para concentrarse y tomar decisiones.Estos síntomas emocionales traen asociadas conductas como el aislamiento, consumo en exceso de café y tabaco y una disminución del rendimiento laboral.
  • Síntomas físicos como fatiga, insomnio, nauseas, taquicardias, problemas de estómago…

A nadie le gusta que las vacaciones se terminen y aunque el síndrome postvacacional no está considerado como una enfermedad ni como un trastorno, hay que empezar a preocuparse cuando los síntomas duran más de un mes porque puede originarse un estrés crónico.

Causas del síndrome post-vacacional

Las causas del síndrome postvacacional puede deberse a la interacción de varios factores:

  • Cambios de horarios
  • Regreso a un trabajo estresante y muy exigente
  • Ausencia de apoyo social
  • Jefes poco motivadores
  • Trabajos muy repetitivos
  • Tener unas vacaciones más largas de dos semanas
  • Considerar el trabajo como una carga
  • Tener pensamientos negativos

Consejos para combatir el estrés post-vacacional

El mejor remedio para cualquier problema es la prevención y en el síndrome postvacacional ocurre lo mismo, pero si quieres combatirlo te seran útiles los siguientes consejos:

  • Reserva unos días de las vacaciones para tu adaptación, no esperes a llegar a casa y al siguiente día acudir al trabajo. Es mejor que regreses anticipadamente y de una forma más relajada
  • Mantente activa durante las vacaciones , no te dediques solo a descansar, es vital que hagas algo de ejercicio físico
  • Adapta los horarios poco a poco, por ejemplo puedes empezar a acostarte un poco antes para que luego te levantes también un poco antes y así poder llegar a tu rutina diaria más acostumbrada.
  • Cuando llegues a casa, no pretendas hacer todo lo que tienes que hacer en un día, es mejor que planifiques tu trabajo y tus tareas poco a poco para no agobiarte.
  • Procura alimentarte bien y mantener unos hábitos saludables durante las vacaciones
  • Procura no llevarte el trabajo a casa
  • Es importante que no consideres las vacaciones como los únicos días buenos para ti, debes encontrar momentos felices a lo largo de tu vida cotidiana
  • Aprovecha tus tiempos de descanso para compartir con amigos y familiares
  • Organiza pequeñas escapadas los fines de semana para poder disfrutar de un pequeño respiro durante la temporada de trabajo.
  • Adopta una actitud positiva y no te amargues pensando en que se acabaron las vacaciones
  • Valora lo bueno del trabajo como terminar lo que dejaste pendiente o volver a ver a tus compañeros
  • Reduce el consumo de alcohol y de cafeína porque ayudan a aumentar el nivel de estrés.

Al síndrome post-vacacional se le está dando cada día mayor importancia, a pesar de que tan solo unos años atrás no se conocía su existencia. Por eso podemos decir que el síndrome post-vacacional es consecuencia de la agitada vida moderna.

El síndrome post-vacacional aparece cuando se entra de nuevo en contacto con la vida activa y el proceso de adaptación fracasa. Lo mejor por superarlo es no sufrirlo, pero si te ocurre lo mejor es que no te preocupes porque normalmente suele curarse solo, con paciencia y con un pequeño proceso de adaptación.

No pienses que se acaba la vida con las vacaciones, el trabajo también es placentero porque una vida sin trabajo es muy aburrida. Tienes que aprender que todo en esta vida tiene su encanto, solo tienes que aprender a darte cuenta y aprender a disfrutar de todos los pequeños momentos de la vida que al final son los que cuentan.

Ya sabes si tienes síndrome post-vacacional, no te preocupes, no pienses en él y se curará solo con un poquito de paciencia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...