Valorarse, la única opción para vivir feliz

En muchas ocasiones algunos de los problemas a los que nos enfrentamos las mujeres son tal por la falta de autoestima, y valorarse es la única clave para salir airosa de ellos

VALOR

Hoy vamos a volver a hablar de nuevo del mundo psicológico que tenemos las mujeres a nuestro alrededor y al que nos tenemos que enfrentar de forma diaria. Y la verdad es que en muchas ocasiones no es nada fácil. Particularmente en nuestro caso, lo tenemos mucho más difícil que ellos a la hora de lograr todos nuestros objetivos, porque lamentablemente, la sociedad en la que vivimos, y toda la gente que forma parte de ella aún tiene en su gran mayoría una mentalidad machista, y la única opción para poder conseguir lo que te propones sin perderte a ti misma en el intento es solo una; aprender a valorarte a ti misma.

Solo tu sabes lo que eres capaz de hacer. Y solo tú sabes lo que te cuesta hacerlo. Así que si tu misma no crees que lo que de verdad haces merece la pena ¿Quién lo va a hacer? Valorarse es fundamental para conseguir el equilibrio en tu vida personal, los objetivos que te propongas en el ámbito laboral y sobre todo, consiguiendo ser feliz con lo que tienes a tu alrededor, que no es poco….

Valorarse; la única opción para vivir feliz

O sea, que hagas lo que hagas, valórate. Eso sí, no podemos confundir el concepto de valorarse con el concepto de no hacerse autocrítica a ti misma, porque son cosas muy diferentes. Valorarse es saber lo que quieres, y saber que lo que haces es precisamente bueno, y que cada día, aunque te esfuerzas más para ser mejor, luchas por demostrárselo al mundo, pero en realidad te levantas de la cama convencida de que la mujer con la que te levantas es la que quieres ser, y que vales la pena como madre, como amiga, como pareja, como hija, como emprendedora, como trabajadora… Vamos, saber que todo lo que haces en cualquier ámbito de tu vida está bien hecho, porque tu lo vales, aunque sin olvidar que siempre se puede mejorar.

Valorarse en el trabajo: para valorarse en el trabajo hay que saber que lo que haces está bien. Y para eso, tan solo puedes seguir tu instinto. Claro que siempre sin perder las formas, y dependiendo del trabajo. Hay algunos que dan más rienda suelta a la creatividad, y en otros muchos menos. En los que más, siempre puedes demostrar mucho más lo que vales, en los que menos, tendrás que acostumbrarte a formatos muy cerrados en los que solo el órden importa, pero incluso de esa forma puedes estar segura de que las cosas como tú las hacen pocos. Y es que si la empresa va bien, también es gracias a ti, aunque sea en una aportación en un puesto base.

Por cierto que en este caso, de seguro que te vas a encontrar a algún compañero o compañera dispuesto a dejarte ko en el momento menos esperado. No te preocupes. Mírate a un espejo y recuerda que tú vales y mucho. Inspira aire fuerte y otra vez a empezar, porque valorarse es también luchar para que aquellos que te ponen la zancadilla vean que eres capaz de esquivar los golpes.

Valorarse en casa: a veces, sobre todo si no trabajas fuera, la familia no se da cuenta de lo que el trabajo en casa supone, ni mucho menos hacerse cargo de la educación de los niños. Ser ama de casa y madre es el trabajo más complicado del mundo, y además es el peor remunerado, ya que muchos son los que piensan que aquello es coser y cantar. Desde luego, creo que valorarse en este campo no es difícil, porque solo ver crecer a los hijos es una demostración diaria de lo bien que lo haces, pero a veces demostrarle a los demás lo importante que es tu labor no es nada fácil. Aunque quizás si un día les demuestras sin hacer todo lo que haces lo que les falta se den cuenta de lo que de verdad vales y aprenden a valorarte.

Valorarse con tus relaciones: en el caso de la pareja creo que en la mayoría de los casos que no te valoren dependen de dos factores solamente. Por un lado del hecho de que las cosas se dejen claras desde un principio, es decir que haya una comunicación fluida sobre lo que se siente y las expectativas de cada uno. Por otro lado, hay parejas que no son compatibles, si tu eres una mujer liberada, y él más bien entiende que la valoración de una mujer es la de estar en su casa pendiente de sus labores como en antaño y decir a todo que sí, mal vamos. De todas maneras, muchas de estas cosas tienen arreglo y lo único que hace falta es que te pongas en tus trece, que vuelvas a sacar el espejo y que vuelvas a poner los puntos sobre las íes y que demuestres a tu chico o a tu marido que como tú, no hay otra.

Imagen: peretzp

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...