Acierta con el tipo de zapato para que no se resista tu bienestar

Una de las mayores pasiones para la mujer son los zapatos, nos dejamos guiar muchas veces por los impulsos, modas y tendencias pero nunca pensamos en hacer la mejor elección para nuestro bienestar.

calzado

Nos encantan los zapatos con diseños espectaculares, grandes tacones, colores perfectos para completar nuestro look, y sobre todo si están bien de precio. Todos esto nos hacen pasar por alto muchos aspectos a la hora de comprar zapatos. El bienestar de nuestros pies y esas posibles complicaciones que pueden llegar alterar nuestra salud y terminar con los zapatos en el fondo de un armario.

Nunca tenemos en cuenta que los pies están compuestos por 26 huesos, 33 articulaciones, 19 músculos y alrededor de 100 tendones, sorprendente ¿verdad? Que tantos huesos entren en los pies. Pues si no queremos que nos falle ninguna de ellas, lo mejor es no enfundarlos en un mal calzado que nos puede frenar la movilidad, produzcan hinchazón, rozaduras, ampollas y un sin fin de anomalías que nunca tenemos en cuenta a la hora de comprar esos zapatos de bonito diseño.


Por lo tanto, a partir de ahora y antes de comprar por impulsos tienes que tener claro primeramente qué uso les darás, sobre qué terreno los usarás y por supuesto también en qué estación del año. Ya que ponerte esas bonitas botas en verano, podrá provocarte infinidad de problemas. También hay que tener en cuenta que, los calzarás con medias o, calcetines y dependiendo el tejido te pueden provocar ampollas por el sudor.

En cuanto a la textura del calzado, los expertos aseguran que mejor aquellos que estén fabricados en cuero ya que son más ligeros, transpirables y se adaptan al pie como un guante. Conviene prestar atención a las plantillas, que deben ser de revestimiento interno y transpirable a la vez que sin costuras para que no provoquen rozaduras.

Por lo tanto tras estos consejos, si notas que tienes alguna anomalía al apoyar el pie, hay que acudir al podólogo para que confeccione una plantilla interior que se adapte perfectamente a nuestras necesidades anatómicas. Y las zapatillas de andar por casa, aunque parezca que no tienen importancia deben de ser anchas y confortables para sujetar bien el pie.

Imagen | primeriti

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...