Beneficios del yoga sobre el cuerpo de la mujer

Hacer yoga no es solo hacer ejercicio para cuidar la línea, es una filosofía que nos lleva a conocer nuestro cuerpo y conectarnos con nuestra mente. Es una forma de aprender a tomar buenas posturas, a liberar energía, aprender a relajarnos y liberar el estrés acumulado durante las jornadas diarias.

El estrés, los nervios, el trabajo y en general el ritmo que llevamos en la vida diaria nos lleva a un agotamiento y un cansancio al final del día que a veces, el sueño no consigue recuperar. El yoga es una de esas disciplinas que consigue descargar las malas energías, que conecta tu cuerpo y mente y que a través de la relajación, de posturas muy concretas y respiración consigues conectarte con harmonía y equilibrio con tu propio cuerpo. Su fundador, Sri Patanjali, cuya historia se remonta a más de 3000 años de antigüedad, nos dejó su filosofía y sus enseñanzas. De su legado nos ha llegado hasta nuestros tiempos los Yoga sutras, 196 aforismos que han sentado las bases para el resto de tipos de yoga, como el Hatha Yoga y otros.

Una filosofía que nos lleva a conocer nuestro cuerpo y conectarnos con nuestra mente.

Los principios sobre los que se asienta el yoga son básicamente tres: la relajación, los estiramientos y la tonificación. A través de estos tres sencillos pasos conseguimos liberar estrés,  corregimos malas posturas, aliviamos contracturas musculares y eliminamos el cansancio acumulado en nuestro cuerpo. Todo ello a través de posturas (que en el Hatha yoga se conocen como “asanas”) que nos ayudan a integrar todo nuestro cuerpo fortaleciéndolo y consiguiendo la harmonía necesaria para recuperar la energía que necesitamos.

Para practicar el Hatha Yoga no es necesario acudir a un gimnasio necesariamente, si conoces los ejercicios lo puedes practicar en casa en un lugar tranquilo. Para ello debes seguir unos pasos determinados: una postura física adecuada (“asanas”), controlar la energía vital, la meditación, concentración, introspección e integración. Así pues a través de los estiramientos conectamos con nuestro cuerpo y eliminamos tensiones acumuladas. A través de las posturas (“asanas”) recolocamos la columna, los músculos y conseguimos buenas posturas, corrigiendo las malas.  Y con la relajación ayudamos a nuestro organismo a recuperar la energía perdida durante el día.El yoga actúa sobre el cuerpo y sobre la mente, pero para que funcione necesitamos realizar ejercicios con cierta regularidad. Es sabido que el yoga ayuda en los períodos de la mujer como la menstruación, en las molestias del embarazo, para cuidar la línea, en problemas de salud derivados del estrés y del cansancio, problemas de espalda derivados de malas posturas. Además, el yoga no tiene edad ya que incluso los niños pueden practicarlo.

A partir de aproximadamente seis años los niños ya pueden aprender los ejercicios de yoga que les ayudará a tener más flexibilidad, a relajarse, a dormir mejor, aprenderán a respirar, incluso se sabe que puede beneficiar el sistema inmunológico. Al tener un control del cuerpo y mente, sería un ejercicio bastante apropiado en niños hiperactivos, para enseñarles a relajarse y controlar su cuerpo.

Foto | Albert K Law en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...