Cataplasmas ¿sabes qué son?

Una cataplasma es una sustancia medicamentosa en forma de pasta que se extiende sobre dos gasas y se aplica ligeramente caliente sobre una parte del cuerpo para aliviar algún dolor o herida.

Las cataplasmas se colocan en caliente sobre una tira de tela y se aplican colocando la tela contra la piel y la cataplasma sobre la tela que debe ser de tejido transpirable. Para que el contenido de la cataplasma no se salga debe enrollarse y doblarse en los extremos. Luego debe cubrirse la cataplasma con papel de plástico para que quede bien fijado a la zona a tratar dejándola actuar al menos unos 15 minutos.

Las cataplasmas pueden elaborarse a partir de plantas medicinales, aceites esenciales o cualquier otro ingrediente que tenga propiedades antiinflamatorias o calmantes.

Ingredientes de las cataplasmas

Las cataplasmas pueden elaborarse con hierbas trituradas, con sales, con bicarbonato, con alimentos, con aceites, en fin con cualquier sustancia que tenga propiedades calmantes o antiinflamatorias.

Se pueden hacer cataplasmas de:

  • Cúrcuma
  • Jengibre
  • Patata y mondas de patata
  • Ruda
  • Verbena
  • Llantén
  • Ajo
  • Cebolla
  • Aloe vera
  • Eucalipto
  • Bicarbonato
  • Carbón activado
  • Aceite de coco
  • Barro

Cataplasma de barro

Las cataplasmas de barro se utilizan para desinflamar los golpes en el cuerpo y para ayudar a cicatrizar pequeñas heridas o raspaduras. También es muy buena para tratar las quemaduras y las picaduras de insectos.

Cataplasma de pan

La cataplasma de pan es muy buena para ablandar pequeños quistes o abscesos. Se elabora con pan y leche caliente triturada  y se aplica sobre la piel durante al menos unos 15 minutos por lo menos unas dos veces al día

Cataplasma de verbena

Esta cataplasma de verbena se utiliza en caliente y es buena para tratar furúnculos y eccemas. Para elaborarla debes echar en una sartén 3 cucharadas de aceite y 60 gramos de verbena machacada

Cataplasma de bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio puede causar irritación en la piel de personas sensibles por eso es importante usarlo con precaución. Para elaborar esta cataplasma debes mezclar bicarbonato con agua hasta obtener una pasta algo espesa que debes colocar entre dos gasas y aplicarla en la zona afectada durante al menos 15 minutos, repitiendo su aplicación al cabo de unas horas.

Cataplasma de carbón activado

El carbón activado tiene propiedades antiinflamatorias que pueden aliviar las picaduras de insectos. Para elaborar esta cataplasma debes mezclar carbón activado con agua hasta que se forme una pasta que debes aplicar en forma de cataplasma en la zona afectada.

Y tu ¿qué cataplasma utilizas?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...