Claves para llevar una dieta saludable este verano

Para enfrentar el verano con la mayor energía, no puedes dejar de consumir aquellos alimentos con alto porcentaje de agua, vitaminas y minerales. Si deseas descubrir todos los productos saludables para la estación veraniega, sigue leyendo este artículo.

Alimentos que no deben faltar en tu dieta de verano

Para adaptarte a las altas temperaturas que llegan con el verano, una buena y saludable dieta podrá ayudarte. Con ella te mantendrás hidratada y activa para disfrutar con plenitud de esta temporada tan esperada. Entre los platos que más destacan a la hora de enfrentarse al calor son las ensaladas. No hay duda de su aporte vitamínico y sus propiedades fundamentales, además de su frescura, gracias a su gran porcentaje de agua. Estas características las convierten en primordiales para el cuerpo cuando arrecia el clima del verano.

Pero más allá del importante aporte de los vegetales que protagonizan las ensaladas, es necesario seguir algunos consejos alimentarios para mantenerte en forma, hidratada y con las calorías necesarias durante los días más cálidos del año. Por ello, en este artículo se recopilan las recomendaciones de varios expertos y nutricionistas, para que puedas aplicarlas ahora que empiezan a subir las temperaturas.

Lo primero que debes tener en cuenta para llevar una dieta sana y equilibrada en estos meses calurosos es que necesitas estar muy bien hidratada porque en esta época del año el cuerpo transpira mucho más por las elevadas temperaturas. Por lo tanto, bebe el agua suficiente para no deshidratarte. También debes prestar especial atención a los niños y adultos mayores ya que ellos son los colectivos más afectados por la deshidratación en verano.

La alimentación para el verano

Verduras y frutas

Otra forma de mantenerse hidratada es tratar de ingerir verduras y hortalizas en las tres comidas principales. Son innumerables las variedades que puedes añadir a tu dieta y lo mejor de todo es que aportarán, además de agua, vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.

Con ellas puedes hacer ensaladas de diversos colores desde rojo, naranja, amarillo hasta verde o blanco con remolachas, zanahorias, calabazas, patatas, pimiento rojo, espinacas o berros. Las puedes aderezar con limón en lugar de vinagre y un poco de aceite de oliva.

Las frutas tampoco se pueden dejar a un lado, es aconsejable comerlas abundantemente, sobre todo antes de los platos principales para facilitar su digestión. Estas son ricas en vitaminas y antioxidantes. También contienen una gran cantidad de agua, por lo que ayudarán a refrescarte este verano. Recuerda que las frutas también son ricas en fibra y contienen vitaminas importantes como la C, además de polifenoles y carotenos. Así que si las consumes en trozos o en zumo será bien recibidas por tu cuerpo.

Cereales y legumbres

Si amas el pan lo ideal será que te inclines por el pan integral a la hora de hacer tus sandwiches para llevar a la playa porque en estos hay mayor contenido fibra, vitaminas y minerales que en el pan blanco. Si te gustan los cereales, elige los integrales, así que si comes arroz o pasta hazlo en estas versiones que son más saludables y tu cuerpo le sacará mayor provecho.

Tampoco se pueden olvidar las legumbres porque son muy nutritivas y tienen un alto contenido en fibra. Si las agregas a tus ensaladas quedarán muy bien. Los nutricionistas recomiendan incluirlas en dos platos durante el día.

Pescado y carnes

Para tener ácidos grasos Omega 3, que son muy saludables, lo mejor es consumir pescados azules como la sardina, el bonito o atún y el boquerón que, además de proteínas, tienen fósforo y yodo. Estos alimentos son deliciosos y saludables y resultan unas opciones bastante económicas. Su grasa buena, o grasa poliinsaturada, ayuda a la circulación de la sangre, disminuye los triglicéridos y el colesterol.

También, el conejo es otro fuente de proteína buscada en verano porque es bajo en grasa, solo contiene un 5% y aporta vitaminas fundamentales como las B3, B6 y B12, así como minerales importantes como el fósforo y selenio.

Frutos secos

En general los frutos secos, preferiblemente sin salar ni freír, tienen un alto contenido de grasas saludables, ayudan a bajar los niveles de colesterol malo y por sus antioxidantes combaten los radicales libres. Entre los beneficios que se les atribuyen a estos alimentos están su eficacia para disminuir el estrés y la fatiga, así como el síndrome premenstrual. Además, por su contenido de ácido fólico ayudan a incrementar las defensas del cuerpo.

Entre los frutos secos destacan las nueces, conocidas por ser las reinas de estos alimentos por su alto contenido de Omega 3, que entre sus ventajas está la de nivelar el colesterol y proteger el corazón. Estas se pueden consumir en ensaladas, en meriendas o en postres, pero se recomienda no quitarles la fina concha que las recubre, que pese a que es amarga, es donde se concentran gran parte de sus propiedades.

También las almendras tienen sus bondades porque son ricas en vitamina E y protegen al organismo de los radicales libres. Son un ingrediente perfecto, al igual que las nueces, para recetas dulces o saladas.

Si este verano quieres mantenerte hidratada y con energía ya sabes que alimentos debes incluir en tu dieta. No te olvides de beber 2 litros de agua, como mínimo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...