Cómo evitar el estrés por engordar

Los kilos de más suelen producir estrés sobretodo con la llegada de épocas estivales donde la mujer suele mostrar más partes de su cuerpo y donde puede quedar evidencia de los excesos de la comida. Por ello, os damos algunas claves para evitar comer en exceso a causa de la ansiedad.

Con la llegada de esta época del año, el verano, las mujeres solemos tener el hándicap de tener que mostrar más partes de nuestro cuerpo de las habituales. Por ello, los excesos del invierno, si no hemos tomado medidas antes, pueden verse reflejados en la ropa veraniega o en las muchas partes de nuestro cuerpo que quedan a la vista. Todo ello, nos suele crear cierto estrés o incluso cierta angustia y estrés porque hay ropa que inclusive, no podemos utilizar.

Si esto es así, hay varias fórmulas que podemos aplicar a nuestra mente para evitar este tipo de estrés, sobre todo para evitar que ese estrés se transforme en más ganas de comer. Estas fórmulas pueden aplicarse tanto en verano como antes de la llegada de esta época del año o incluso antes de realizar las vacaciones del año, que bien podrían ser en cualquier época. Hay que tener en cuenta que la mente es una de las partes del ser humano más complicadas ya que en ella se producen transformaciones complejas difíciles de entender, pero si conseguimos que nuestra voluntad llegue a la mente, podremos conseguir evitar que el estrés se transforme en kilos de más.

Por ejemplo, para evitar pensar en comer más de la cuenta, es decir, picar entre horas, debemos ser capaces de tener nuestra mente ocupada en algo que nos guste, como por ejemplo escuchar buena música, ver una película, llamar a los amigos y pasar un buen rato de charla con ellos o con alaguna amiga, dedicarnos a buscar cosas interesantes por la red, etc. Se trata de encontrar hacer algo que nos guste y nos motive y que nos distraiga de las ganas de comer.

Pero a veces la voluntad no es fácil de manejar y aun así acabamos buscando en la cocina algo para picar que nos sacie la ansiedad. En ese caso, puedes organizarte la comida en la cocina de manera que los alimentos bajos en calorías estén a la mano y dejar, menos al alcance, es decir, de difícil acceso aquellos que son más calóricos. Hay quien dice que masticar engaña la sensación de ansiedad, por ello, en momentos muy puntuales podrías recurrir a un chicle sin azúcar y preferentemente mentolado, para evitar en un momento dado picar entre horas.

Por otro lado, tienes la opción de realizar algo de ejercicio físico cuando te vengan esas ganas locas de ir a la cocina y comer todo lo que se te pase por delante de los ojos. Si ves que te vienen esas ganas locas, ponte calzado cómodo y sal a dar un buen paseo, el ejercicio físico además de relajar la mente reduce considerablemente el estrés.

Además, puedes ocupar esos ratos en intentar ayudar a un amigo, bailar o cantar o puedes buscar un rincón de la casa donde puedas tomarte una buena taza de hierbas como una tila, una valeriana, una manzanilla, etc. Éste puede  ser un buen tentempié que no engorda y que a la vez te relaje. Pero posiblemente, tú tengas tus propios trucos para saciar la mente sin necesidad de picar entre horas, ¿nos cuentas cómo lo haces tú para evitar comer más de la cuenta por la ansiedad o el estrés?

Fuente | abc.es

Foto | havankevin Flickr.es

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...