Cuidado con las calorías líquidas

Quizás eres de las que comes poco pero sin embargo no sabes por qué engordas. Tal vez no tengas claro que hay calorías ocultas que aportan esos kilos cuando aparentemente son inofensivos.

Por lo tanto, cuidado sobre todo con las calorías líquidas ocultas. Ya que excepto el agua, el resto de las bebidas por lo general son las principales fuentes de calorías ocultas.


Evidentemente no todas pensamos o somos conscientes de que el alcohol es un azúcar, por ejemplo. Por eso, una cerveza ronda las 100 ‘calorías líquidas’, un vaso de vino, las 150 y un chupito de licor cremoso, las 160. Estas bebidas no provocan ninguna sensación de saciedad y además aumentan el apetito.

Los refrescos son una auténtica bomba de calorías por culpa de los azúcares que contienen. Una lata de 330 ml proporciona unas 150 calorías, equivalentes a 35 gramos de azúcar, es decir, 3 o 4 sobres. Estos azúcares pueden conducir a un aumento de peso de entre 5 y 7 Kg al año.

Los zumos de frutas son en un principio bebidas sanas, sobre todo si son caseros, gracias a las vitaminas y los minerales que aportan, pero también proporcionan una cantidad de calorías que no sumariamos si optáramos por tomar la fruta entera.

Por ejemplo, un vaso de zumo de uva contiene nada menos que 170 calorías. En cambio, un racimo solo 60. Además, una pieza de fruta aporta mucha fibra digestiva y saciante que desempeña un papel muy positivo en las dietas de control de peso y en la prevención del colesterol, el estreñimiento, la diabetes y otras enfermedades varias.

Otro punto a tener en cuenta es cuando comemos fuera de casa y se nos hace más difícil mantener controladas las calorías y sobre todo la dieta. Para ello, elige dos platos del menú pero que uno de ellos sea una ensalada. Así compensarás un poco el exceso.

Imagen | andresrueda

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...