Cuidar los tatuajes en verano

En verano hay que prestar mucha atención a la piel, casi más que el resto del año. La piel es la mayor expuesta a todos los factores externos como el sol, el agua, la sal, la arena, el cloro de las piscinas y un sinfín de factores que se multiplican durante el verano.

Y si encima, tienes algún tatuaje en tu piel, las medidas son más extremar porque la piel está aún más sensible y expuesta que una sin tatuajes. Por ello, hay que tener en cuenta unos cuidados para sobrevivir en verano sin tener ningún disgusto.


Lo primero que hay que tener en cuenta es que un tatuaje de reciente creación no puede estar expuesto al sol hasta, al menos, un mes después de hacértelo. Por ello, si has decidido ahora que quieres hacerte un tatuaje y tienes planes de irte a la playa en vacaciones, es mejor que no te lo hagas hasta que pase el verano.

Si tienes un tatuaje desde hace poco, debes tener mucho cuidado con la exposición al sol, ya que el tatuaje se puede deteriorar. Las tintas empleadas para el tatuaje son tolerables para la piel, por lo que el sol no hace más daño a la piel que cuando no existe ningún tatuaje. Sin embargo, el tatuaje se puede llegar a quemar y el dibujo puede estropearse. Para evitarlo, date crema de un factor muy alto en esa área.

Igualmente, si tu tatuaje es muy nuevo, evita el agua del mar y de la piscina, ya que tanto la sal como el cloro pueden dañar la tinta del tatuaje.

Una buena práctica para prevenir este tipo de problemas, tanto para aquellos que tienen tatuajes nuevos como para los que son más antiguos, es lavar la zona con un jabón neutro después de la exposición al sol y aplicar una hidratante o una crema after sun.

Si no estás seguro de los cuidados o notas que el tatuaje pierde definición, acude a un especialista, de manera que él te pueda dar los consejos adecuados para protegerlo.

Imagen | tatuajes.me

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...