Dietas que aceleran el metabolismo ¿Verdad o mito?

¿Qué es exactamente el metabolismo? ¿Podemos cambiar el nuestro a base de dietas? Hoy analizamos cuánto hay de cierto y cuánto hay de mito en dicha afirmación.

dietas metabolismo

Mitos sobre las dietas nos encontramos con montones de ellos. De hecho, en muchas ocasiones, los estudios científicos pese a no ser relevantes, se utilizan para hacer publicidad engañosa sobre las propiedades de ciertos alimentos o de productos de ciertas marcas. La verdad es que de ese tema hemos hablado bastante en Centro Mujer, y aún hace poco te comentamos sobre la verdad de los alimentos que dicen ser positivos para nuestras defensas. Así que entre técnicas de marketing, y la pasividad que tenemos a la hora de ver etiquetados que no responden a la realidad, acaban colándonos mentiras por verdades. Así como en el caso anterior, hoy queremos preguntarnos algo muy similar, aunque con respecto a las dietas y la verdad de que algunas de ellas puedan cambiar nuestro metabolismo.

¿Es cierto que algunas dietas pueden contener cierto tipo de alimentos que quemen nuestras calorías sin tener que hacer nada? ¿Pueden ciertas combinaciones nutritivas acelerar el metabolismo natural de nuestro cuerpo? Creo que todos habremos oído hablar del tema, aunque algunos habrán creído sin más en la magia, y otros se habrán mantenido más escépticos. Pero para ambos queremos presentar hoy la verdad sobre el asunto. Y creo que para ello lo mejor es entender primero lo que es el metabolismo, para después poder pasar a entender hasta que punto se puede modificar éste a través de la alimentación ¿Te apetece saber si las dietas que prometen tal cosa son verdad o mito? ¡Pues vamos allá!

Qué es el metabolismo

Aunque la palabra en sí misma es de uso casi diario, para muchos se nos haría complejo dar una definición sin recurrir a un diccionario que nos prestase su ayuda. La verdad es que el metabolismo se define como el conjunto de procesos que tienen lugar en nuestro cuerpo, y que nos permiten cumplir todas las funciones vitales a través de la generación y la quema de energía que se expresa en la medida estándar de las kilocalorías. Es decir, en palabras más llanas, el metabolismo haría referencia a toda la energía que necesitamos para poder continuar viviendo. De ahí a que algunos metabolismos quemen sin más actividad más energía que otros. Cada cuerpo es distinto, y su funcionamiento depende en gran medida de la genética.

Alimentación y metabolismo

Tenemos por tanto que el metabolismo de cada cual es diferente, y que esto va asociado a la genética. Sin embargo, partíamos de la base de que cada ser humano necesita unas calorías mínimas para mantenerse con vida y practicar las funciones vitales que su cuerpo lleva a cabo, y que por lo tanto, si fuésemos capaces de conseguir una dieta que se ajustase al metabolismo de cada cual, obtendríamos una alimentación que se ajusta a la perfección a nuestras necesidades. Pero que en todo caso, no cambiaría nuestro metabolismo.

Con la definición de metabolismo, en principio sería imposible hacer que una dieta pueda cambiarlo. Lo que sí puede producir cambios en éste es cualquier actividad extra que se desarrolle, fases determinadas de la vida en la que nuestro cuerpo requiere de más energía para su desarrollo, o enfermedades que inciden sobre el funcionamiento de nuestro cuerpo en general. Más allá de eso, la única manera de poder decir, y aún no de forma literal que la dieta puede ayudarnos a controlar nuestro metabolismo es la de aplicar una ingesta energética similar al gasto energético que necesitamos.

Dieta adaptada al metabolismo de cada cual

Si fuésemos a un nutricionista, como profesional podría analizar las necesidades de nuestro cuerpo en cuestión y plantearnos una dieta que no cambia nuestro metabolismo, sino que se adapta a éste para mantenernos en nuestro peso, para reducirlo o para bajarlo. No hay truco, ni tampoco cartón. No se trata de magia, como venden muchos productos asociados a este efecto que no tienen ningún resultado positivo en la mayoría de la gente que los prueba. Se trata de hacer un fácil cálculo matemático entre la energía que introducimos en nuestro cuerpo a partir de la alimentación, y el gasto de energía que hacemos en nuestras actividades diarias, así como en las funciones vitales que debemos desarrollar de forma automática. Si se consigue que el gasto de energía sea mayor a la ingersta, habremos conseguido una dieta que nos permite adelgazar al adaptarse a nuestro metabolismo. Si el gasto y la ingesta son similares, será una dieta para mantener el mismo peso que nos funcionará a nosotros. Y si el gasto es menor a la ingesta necesaria, tendremos una dieta perfecta para conseguir aumentar unos cuantos kilos. ¿Fácil no?

Pues como ves, eso de afirmar que hay dietas que cambian nuestro metabolismo es pasarse un poco de idealista. Definitivamente son un mito.

Imagen: Fernando

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...