Injerto de pelo

Si sientes curiosidad sobre los injertos de pelo no puedes perderte este artículo

boy-38262_1280

El injerto de pelo también llamado micro-injerto o transplante capilar es la técnica quirúrgica más avanzada para recuperar el cabello perdido que se realiza tanto en hombre como en mujeres.

El injerto de pelo es una intervención muy sencilla que no produce dolor. Durante la operación el cirujano extrae pequeños folículos pilosos de zonas como la nuca o los laterales de la cabeza para luego implantarlos en la zona requerida siguiendo la misma dirección del cabello original por lo que  quedará muy estético y natural.

Los folículos transplantados tras un período de 2 o 5 meses comienzan a crecer manteniendo las características de la zona de donde provienen y la genética determina que las zonas posteriores y laterales de la cabeza siempre deben tener pelo, por eso la repoblación capilar está asegurada.

Los microinjertos son la mejor solución para recuperar el pelo perdido. La pérdida de pelo en las entradas y en la coronilla es típica de los hombres y es el tipo de caída capilar más extendida.

La caída de pelo es una alopecia androgenética y aunque el micro-injerto es permanente, el pelo natural seguirá su curso, por eso la labor del cirujano es garantizar que el resultado del injerto siga siendo natural.

Si el micro-injerto se realiza en la zona de las entradas, el diseño es muy importante porque se reconstruye la zona frontal de la cara. En este caso se necesitan dos intervenciones porque en esta zona hay que realizar más injertos para conseguir una densidad de pelo igual a la natural.

En los últimos años la zona de la barba también se ha convertido en una zona de implantes. La ausencia de suficiente vello facial, una barba irregular o la presencia de cicatrices son las causas alegadas por los hombres para someterse a un micro-injerto an la zona de la barba.La técnica de intervención es la misma que se emplea en los micro-injertos del pelo, y el cabello a injertar se extrae de la zona posterior de la cabeza. El pelo comienza a crecer a los dos o tres meses de la intervención. La operación se realiza con anestesia local y el postoperatorio es muy sencillo. Durante los seis meses posteriores a la intervención es necesario el uso de protectores solares de alta graduación.

Otra zona que también se somete a un micro-injerto es la zona de las cejas porque se quiere recuperar la densidad de pelo perdida. La zona de implante en este caso es de menor extensión y se realiza tanto en hombres como en mujeres.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...