Las calorías que se esconden en el alcohol

Los excesos de la Navidad no han sido solo una cuestión de comilonas. De hecho, el alcohol también pasa factura y nos encontramos con que sus calorías se notan.

brindis

Seguramente más de una de nuestras lectoras se encuentre actualmente echando las cuentas de los muchos excesos por los que ha pasado en estas fiestas. Siempre nos pasa cuando comienza el año, y lo cierto es que las dietas se convierten en uno de los propósitos más aclamados. Sin embargo, creo que es buen momento para recordar que no solo las comilonas tienen calorías, porque entre algunas de las cosas que más engordan, nos encontramos con las calorías que tiene el alcohol y de la que en la mayor parte de los casos nos olvidamos. Y precisamente de ellas queremos hablarte hoy, para que en caso de no entender de dónde han salido esos kilos de más que antes no estaban y que no crees se deban a los excesos de la comida, pues no ha habido tantos. En este caso, las calorías que se esconden en el alcohol son muchas, pero no siempre les damos la importancia que tienen.

En realidad, las calorías del alcohol son tan importantes que un pequeño vaso de champagne puede alcanzar las 80 calorías. Pero una botella de cerveza puede pasar de las 300 calorías, y un trago con ron puede llegar casi a las dos fácilmente, las que son muchas más si le sumamos el contenido del refresco en caso de combinarlo con algo que contenga azúcar y por lo tanto calorías. Todo eso son calorías que se suman a las que ingerimos con las comidas normales, y que por lo tanto, van a sumar en un cómputo que será difícil de mantener en la línea si tenemos en cuenta que en Navidades el alcohol se combina con las grandes mesas. Y de toda esa mezcla vienen los kilos de más que ahora intentamos quemar.

Las particulares calorías del alcohol

Sin embargo, suponiendo que fuésemos capaces de mantener a raya las calorías que ingerimos diariamente incluso con el alcohol, hay que tener en cuenta que las calorías de las bebidas no son como las de las comidas. Tanto así que en el caso del alcohol nos encontramos realmente con calorías de las llamadas vacías. De hecho, eliminar esas calorías resulta realmente complejo para nuestro organismo, y por ello convenientemente las almacena en forma de grasa. Es decir, va a ser mucho menos complicado deshacerte de las calorías que te llegan por parte de las comidas que aquellas que has ingerido en las bebidas, brindis y celebraciones.

Precisamente por esa razón, porque no cuentan como las calorías normales a la hora de contarlas y quemarlas, pero sí que son importantes a la hora de hacer el recuento total al final del día, en cualquier dieta saludable hay que moderar el consumo del alcohol. Más aún por el hecho de que abusar de esta sustancia supone también tener que dañar el hígado y otros órganos que a la larga pueden darnos problemas crónicos.

El consumo no moderado de alcohol y las dietas

Sin embargo, dentro de un consumo moderado, del que podemos considerar permisible o saludable de alcohol, hay que tener en cuenta aún otros cambios en nuestro metabolismo que pueden hacer que notemos que es más fácil ganar peso con éste como parte de nuestra dieta. Así, los estudios que se han llevado a cabo en diferentes centros de investigación al respecto, asocian directamente obesidad con consumo de alcohol en grandes dosis. Y el hecho no se da únicamente por el concepto que te hemos explicado anteriormente de calorías vacías, sino que ocurre también por la razón de que el alcohol aumenta nuestro apetito y elimina en parte la sensación de saciedad que provocan algunas comidas. Es decir, cuando tomamos alcohol, nuestro cuerpo nos anima a comer más. Y de ahí que en muchos casos, las personas que consumen alcohol en exceso, tengan también exceso de peso.

Respecto al alcohol y la salud, está claro que hay bebidas que están más recomendadas que otras, como lo son por ejemplo el vino y la cerveza, pero que en todo caso, deben consumirse siempre con moderación. Todo lo que te hemos contado hoy probablemente de poco te sirva ahora que están a punto de poner el broche final estas fiestas, pero seguramente tendrás la lección aprendida para la próxima vez, ya que el alcohol nos pasa factura en muchos sentidos, y conociendo todas estas consecuencias, puede que se te ocurra hacer que sean un poco menos hirientes reduciendo la ingesta ¿No te parece?

Imagen: Juan Carlos Martins

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...