Los trucos imprescindibles para cuidar tu piel si tienes 20 años

La salud y apariencia de tu rostro son tu responsabilidad. Si tienes 20 años y quieres saber cómo mantener un cutis bello y radiante por más tiempo aquí te damos las claves.

chica

Si pisaste la línea de los 20 años, probablemente estarás experimentando cambios y tratando de definir tu futuro. Estudios, trabajos, fiestas, amigos, viajes… Habrá de todo un poco en tu lista de atenciones, pero entre tantos detalles, hay uno que no debes olvidar: la salud y apariencia de tu rostro.

Aunque luzca sano, firme, sin acné, manchas, marcas o poros abiertos, es fundamental que empieces a realizar acciones para retrasar el envejecimiento. Trasnochar, la contaminación, el exceso de sol, el cigarrillo, el alcohol, la deshidratación y hasta los genes, van deteriorando tu piel sin que te des cuenta, haciéndola perder su tonicidad, lozanía y brillo, hasta propiciar la aparición de las primeras líneas de expresión.

6 focos de atención al cuidar la piel

Si crees que a tu edad los cuidados sobran, estás equivocada. Incluso en la pubertad, entre los 12 y 13 años, es importante iniciar pequeñas rutinas cosméticas, que se deben ir reforzando con el tiempo, para mantener una piel joven a pesar de la edad. El primer paso, es identificar el tipo de piel (seca, grasa, sensible, mixta), porque a partir de ahí se fijarán los productos y prácticas más adecuadas, según sus características. Solo un dermatólogo podrá darte respuestas certeras sobre este factor, que será clave en tu proceder a partir de este momento.

La limpieza, la protección solar, la hidratación y el control de impurezas, son cuatro puntos que no debes desatender, pero no es todo lo que puedes hacer. En estas líneas, descubrirás cómo puedes mimar tu piel con trucos sencillos y efectivos, que te dejarán gratamente sorprendida.

Consiente tu piel durmiendo

Tener una noche completa de descanso tiene incontables beneficios, entre ellos mejora la salud de tu rostro. Dormir siete u ocho horas al día previene la segregación exagerada de esteroides y cortisol, que generan la liberación de grasa y, por tanto, la aparición de granos. Es una forma simple y económica de mantener tu cutis libre de acné y con ese aspecto mate que te hace ver tan guapa.

Adiós al maquillaje

Tras un ajetreado día de trabajo, llegas agotada a casa y es comprensible que solo quieras cerrar tus ojos, pero no puedes obviar que tu piel también necesita descanso y respiro. Antes de ir a la cama, debes limpiar tu rostro y desmaquillarte, utilizando leche desmaquillante o agua micelar. Luego, usa una loción o gel sin jabón, un tónico suave sin alcohol y una crema hidratante con colágeno y nutrientes. Nada de ácido hialurónico o químicos reafirmantes que tu piel aún no necesita. Recuerda que por cada noche que duermas sin desmaquillarte, tu cutis envejece 5 días.

La limpieza como rutina

La piel debe limpiarse dos veces al día, a la mañana y a la noche. Escoge lociones en gel con PH neutro, especialmente si tu piel es sensible. Sigue la rutina anterior: jabón, tónico e hidratante. Si es de día, añade protector solar, con un FPS mayor a 60 y renuévalo al mediodía.

Semanalmente, exfolia tu rostro para eliminar las células muertas y remover los puntos negros, espinillas o concentraciones de grasa. De vez en cuando, aplica mascarillas para hidratar. Una buena opción es la mezcla de yogurt, cacao y miel o la combinación de aguacate, aceite de almendras y aceite de oliva.

Atención a los ojos

El contorno de los ojos es muy sensible a los agentes causantes del envejecimiento, por lo que conviene colocar un sérum especial, preferiblemente después de la hidratación. Selecciona uno en gel o de textura fluida. Cuando salgas, no olvides llevar tus lentes de sol, ellos también protegerán esta zona de las feas arrugas.

La alimentación cuenta

Los alimentos que consumes a diario se reflejan en la salud de todo tu cuerpo. Razón tiene el dicho que reza “eres lo que comes”. Elige comidas equilibradas, ricas en nutrientes. Frutos secos, verduras y frutas son aliados de tu belleza. Ellos te aportarán antioxidantes y vitaminas, que protegerán a tu cutis de los radicales libres que provocan el envejecimiento prematuro.

También existen alimentos que favorecen a cada tipo de piel. Los cítricos, por ejemplo, son idóneos para disminuir el brillo del cutis graso. No dejes el agua fuera de tu dieta. Es la única manera de mantenerte hidratada y evitar los efectos del exceso de progesterona. Además, debes hacer ejercicio. Eso te ayudará a liberar toxinas y a prevenir la acumulación de grasa que ocasiona la formación de espinillas.

Manteniendo las arrugas a raya

Desde los 25, es aconsejable que tengas a mano una crema antiarrugas. Encontrar una a tu medida, será sencillo. Solo debes seleccionar una cuyo objetivo sea la prevención. Si tienes dudas puedes consultar en la tienda cuál puede ser la más idónea para tu piel.

Cuando de cuidar la piel se trata, definitivamente las alternativas sobran. Lo importante es ir asumiendo prácticas que se conviertan en hábitos. Cualquier mimo que le hagas, lo sabrá agradecer. Si está a tu alcance, ve a un spa ocasionalmente y solicita un tratamiento especial. Anímate y verás los resultados.

Foto: © SolominViktor

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...