Pilates para un cuerpo fuerte y tonificado

Mejorar la silueta, fortalecer abdominales y piernas es a menudo asignatura pendiente. Y aunque la actividad física sea una de las mejores recetas para paliar cualquiera de estos síntomas, la efectividad empieza por un entrenamiento apropiado como el que procura una sesión de pilates.

Y es que el equilibrio físico del método pilates propicia una combinación de fuerza física y aporta unos músculos precisos y tonificados.

Por ello para las abdominales toma nota de este ejercicio. Estirada sobre la colchoneta con los brazos a los lados del cuerpo y la espalda totalmente apoyada en el suelo, coge aire por la nariz y lleva las manos detrás de la cabeza con los brazos estirados. Mientras exhalas, dobla las piernas y acércalas hacia el cuerpo a la vez que colocas los brazos al lado de cada pierna. Mantén la posición unos segundos hasta notar tensión en el abdominal y relaja.


Para las piernas tumbada boca arriba, piernas flexionadas con los pies en el suelo y los brazos en cruz, coge aire por la nariz a la vez que llevas las piernas hacia la vertical y estiras las rodillas. Sin despegar las manos del suelo, saca el aire por la boca y cruza la pierna derecha sobre la izquierda. Mantener la posición varios segundos y vuelve a la posición inicial.

En cuanto a los glúteos, de lado con las piernas alineadas con la cabeza, y el brazo completamente extendido con la palma de la mano hacia abajo, sitúa el otro flexionando con la palma de la mano hacia abajo colócala a la altura del ombligo.  Coge aire, mientras elevas las dos piernas a un palmo del suelo aproximadamente. Mantén la posición exhalando entre ocho y diez segundos relajada.

Como consejo, no compitas contra el dolor, si notas alguna tensión o molestia en cualquier parte de tu cuerpo, irrumpe el ejercicio y corrige la posición.

Imagen | sazztastica

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...