¿Sabías que una mala dieta para adelgazar puede dañar tu salud?

La clave para disfrutar del peso ideal se encuentra en conocer el funcionamiento del metabolismo, hacer ejercicio para desarrollar los músculos y practicar hábitos nutritivos saludables

Adelgazar sin dañar a la salud

Nuestro cuerpo es una máquina maravillosa, aunque es indispensable conocer bien su funcionamiento para lograr el peso ideal y conservar la salud. El peso está realmente condicionado a la cantidad de alimentos que recibe nuestro organismo y a la cantidad de nutrientes que es capaz de quemar. ¡Somos, ante todo, lo que comemos!

¿Qué hay que comer y cómo hay que hacerlo? Estas son las preguntas más importantes. Su respuesta nos puede ayudar a contrarrestar las consecuencias de una mala dieta para adelgazar. Un régimen dietético no equilibrado puede dañar seriamente nuestra salud. Los principales síntomas pueden ser insomnio, sistema inmune debilitado, cansancio, descenso del apetito sexual, caída del cabello y amenorrea.

El metabolismo, clave para una dieta equilibrada

Conocer cómo funciona el metabolismo, ayuda a organizar la dieta diaria. Es decir, tener conciencia del número de calorías que se queman dependiendo de la actividad física e intelectual puede ayudar a conocer la cantidad de alimento que se debe consumir. Se estima que para el trabajo intelectual diario se necesitan de 30 a 35 calorías por kilogramo y para el trabajo físico medio unas 40 calorías por kilo. Las calorías son imprescindibles para la buena marcha de nuestra actividad diaria. Por ello, no debemos comer cualquier cosa. Necesitamos nutrientes para cubrir las necesidades de nuestro organismo: glúcidos, lípidos, sales minerales, vitaminas, prótidos y calorías.

Comer en exceso y la falta de ejercicio, son los responsables más directos de la obesidad, aunque las causas de ésta son extremadamente numerosas. Si en un principio, nuestro peso debería ser estable y equilibrado, tenemos que averiguar que hace que esto no ocurra de ese modo. Existen factores genéticos hereditarios, costumbres alimentarias erróneas, enfermedades que causan obesidad como el tiroides y la falta de ejercicio. Muchos expertos aseguran que el ejercicio moderado y practicado de forma regular ayuda a reducir las calorías sin aumentar el apetito.

Realmente la clave de disponer de un peso estable se encuentra en mantener una masa muscular sana. Esta es la encargada de quemar las calorías y uno de los principales pilares de nuestra salud. Incluso se ha demostrado que nos protege de padecer determinadas enfermedades como el Alzheimer, la diabetes, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis…

Como adelgazar de forma saludable

Al iniciar una dieta, cualquier persona desearía que su esfuerzo tuviera resultados inmediatos. Lamentablemente, esto no es así. Hay que huir de cualquier fórmula o dieta mágica que provenga de anuncios o revistas sensacionalistas. El método más efectivo para quemar calorías es el entrenamiento de fuerza para mejorar la masa muscular y cambiar a hábitos nutritivos sanos.

Médicos especialistas advierten de que no proporcionar al cuerpo los suficientes nutrientes puede traer consecuencias irreversibles en el sistema reproductor. Sin olvidar, la aparición de trastornos de la conducta alimenticia que, a la larga, son muy difíciles de modificar.

El peso ideal

Conocer el peso ideal es la base de cualquier régimen. Esta es la fórmula más sencilla para averiguar si tenemos el peso adecuado así como la cantidad de kilos de que deberíamos perder: P ideal= 50 kg + (Altura en cm – 150) x 0,75. Aunque también se tienen que tener presente la edad, el sexo y la densidad del cuerpo, puede ser una buena forma de medir el estado de nuestra salud en relación con el peso. Sería necesario adquirir una báscula y pesarse sin ropa diariamente a la misma hora.

Consejos para adelgazar sin perder la salud

  • No saltarse ninguna comida. Esto podría causar fatiga y más hambre acumulada que nos llevaría a comer en exceso. El organismo al no recibir el alimento suficiente se defiende fabricando toxinas y celulitis. Algo que debemos evitar a toda costa.
  • Reducción moderada de la ración alimenticia. Lo fundamental es disminuir el consumo de lípidos y grasas que forman el tejido adiposo. Se deben tomar alimentos proteicos como el queso sin grasa, carne con poca grasa, leche descremada, pescado blanco, frutas, verduras, hortalizas, etc. Son alimentos que combaten el estreñimiento, disponen de efectos diuréticos ideales para adelgazar; pero además aportan las vitaminas y sales minerales suficientes para mantener sano nuestro organismo. Sin olvidar que añaden muchos nutrientes y muy pocas calorías.
  • Hacer ejercicio. Simplemente bastará con andar diariamente media hora a paso rápido. Esta actividad puede ser suficiente para quemar las calorías de más que hayas ingerido. La flexibilidad de las articulaciones y el buen estado de los músculos es fundamental para realizar determinados ejercicios que pueden ayudarte a conservar el peso ideal. Por ejemplo, el entrenamiento de fuerza que consiste en ejercitarse con pesas o barras, es una de las actividades más favorables para la pérdida de peso. Aunque también pueden ser sustituidos por deportes como la natación donde el agua hace que los movimientos se realicen de forma más fácil y sin dolor.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...