Síntomas y causas de la infección de orina

La infección de orina viene por la entrada de gérmenes en las vías urinarias. Si estos gérmenes crecen y suben hasta la vejiga se produce la cistitis, si llega a los riñones se produce una pielonefritis. Las infecciones se pueden coger tras una relación sexual, una mala conexión entre vejiga y vagina, por la cercanía del recto y la vagina, por el uso de diafragmas, o en la menopausia.

Una infección de orina es el desarrollo de gérmenes en las vías urinarias. Estos gérmenes pueden ser bacterias (las más habituales), hongos, virus o parásitos.  Dependiendo de donde estén presentes estos gérmenes la infección tendrá un nombre u otro. Cuando la infección se produce en la vejiga se llama cistitis, cuando se produce en los riñones, pielonefritis y cuando se produce en la uretra se llama uretritis.

Mucha higiene, duchas en lugar de baño, toallitas desechables y no usar productos con perfumes en el área genital puede prevenir la infección de orina.


La causa que provoca la infección de orina en las mujeres es la penetración de un germen a través de la uretra y que llega hasta la vejiga, aquí es donde se produce la cistitis o infección urinaria. Si el germen sigue subiendo y llega hasta los riñones se produce la pielonefritis, que es más grave.

Pero ¿Cómo llega el germen a la uretra? Puede ser tras una relación sexual, por la cercanía de la uretra y el recto, una mala conexión entre vejiga y vagina, por el uso de diafragmas o en la menopausia (donde son frecuentes las infecciones de orina). En el caso de los bebés y las niñas hay que tener especial cuidado al limpiarles la orina o sus heces y explicarles cuando ya se limpian solitas que deben hacerlo de delante hacia atrás, para evitar esta entrada de gérmenes.

Conocer los síntomas de una infección de orina es importante, pero puede llevar a auto medicarnos, un error muy frecuente, esto no es recomendable a no ser que el médico nos haya dado unas pautas determinadas. Además, cuando existen repetidas infecciones de orina, se debe investigar dónde se encuentra el germen para poder tratarlo y eliminarlo.

Así pues, entre los síntomas más frecuente de una infección de orina encontramos el típico escozor, quemazón o picor a la hora de orinar, una necesidad de ir al baño constantemente pero haciendo tan solo unas pocas gotitas, dolor al orinar, vulva enrojecida, dolor en las relaciones sexuales,  sangre en la orina, náusea y vómitos, etc. En el caso de tener fiebre, escalofríos y dolor de espalda o en un costado puede ser un síntoma de que la infección haya llegado hasta los riñones.  A todo ello se le suma un carácter irritable.

En las niñas hay que tener en cuenta que ellas no saben expresarse bien, por lo que notan que les pasa algo, pero no saben decirnos el qué. En este caso debemos observar la situación, si no comen bien, están irritables, tienen fiebre, se les escapa el pipi o piden repetidas veces ir al baño y no hacen nada o solo unas gotitas es que pueden tener infección de orina y hay que llevarlas al pediatra para que le pueda dar antibiótico.

Foto por genvessel en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...