¿Son los bálsamos labiales adictivos?

Seguramente habrás oído alguna vez que los bálsamos hidratantes de los labios resultan adictivos. En realidad hoy hablamos sobre ese mito y por qué tanta gente piensa que es así.

labios

Seguramente si eres de las que te llevas a todas partes la vaselina o el hidratante labial, habrás descubierto que cuanto más te echas, más necesitas. No se trata de un descubrimiento que hayas hecho tú, ni tampoco la explicación a un mito que se va extendiendo de boca en boca. El hecho de que quieras tener todo el tiempo esa sensación tiene una explicación científica, y hoy vamos a analizar el fondo de la cuestión, al tiempo que te aconsejamos cuáles son los hidratantes labiales que más te convienen y cómo hacer para mejorar la salud de tus labios.

Tener los labios cuarteados siempre, excesivamente resecos o incluso con pieles es un problema dermatológico. Sin embargo, no es grave siempre que se busque aportar a los labios la humedad que necesitan. Pero ¿hasta qué punto esa humedad en exceso puede hacer que se cuarteen antes? ¿Son los labiales hidratantes capaces de eliminar la protección natural de nuestra piel y por eso se vuelven adictivos? ¿Debemos huir de ellos y apostar por soluciones caseras? ¿Hay algún labial que te asegure que los labios dejarán de estar resecos? Muchas preguntas. Pero tenemos respuestas para todas, porque hoy en centro mujer analizamos todo lo que debes saber sobre bálsamos labiales.

Adicción a los bálsamos labiales

El mito de que los bálsamos labiales generan adicción se dio en el momento en el que una dolencia se convierte en molesta para quién la sufre. Es decir, si tenemos todo el rato la sensación de labios resecos y cuarteados, y vemos que una labial nos alivia, estaremos echándolo cada vez que el efecto deja de notarse. Es como quién tiene las manos resecas y utiliza crema de manos varias veces al día. ¿Se genera acaso por eso, o se habla de ello como una adicción? Pues no. En el caso de los bálsamos labiales, lo mismo. Por lo tanto, no, no son aditivos.

Sin embargo, hay una cosa que ocurre en nuestros labios y no pasa en otras zonas del cuerpo. Nos referimos al hecho de que la saliva causa en muchos casos el mayor de los problemas. De hecho, la saliva tiene componentes que sirven para comenzar la digestión de la comida, y por lo tanto, por esa razón, nos encontramos con que ésta hace que los labios se resequen más. O al menos, que la sensación de sequedad sea mayor. Al mismo tiempo, si estamos continuamente tocando con la lengua los labios, porque nos gusta el sabor del labial hidratante, estaremos haciendo un efecto contrario al que pretendemos buscar cuando elegimos un hidratante para los labios.

El mejor hidratante labial

Precisamente por lo que acabamos de explicar en el párrafo anterior, nos encontramos con que los labiales no son adictivos, pero buscarlos de sabores puede hacer que consigamos que el efecto hidratante quede mitigado por el de nuestra propia saliva. Es por ello que los expertos recomiendan apostar por un labial que no sepa a nada, y que aporte mayor cantidad de nutrientes a la zona. A su vez, debemos perder esa manía de estar continuamente en ellos con la lengua, o de morderlos, ya que en ambos casos la saliva aparece en contacto con ellos.

¿Qué hago con las pieles?

Seguramente las pieles de los labios te preocupen seriamente. Y es precisamente a ellas a las que debes prestar la máxima atención. Queda prohibido arrancarlas, porque la saliva tiene un efecto nocivo, y además, por estar continuamente húmeda la zona, resulta difícil que cicatricen. En todo caso, lo ideal para deshacerse de ellas, en caso de que no lo consigas echando el hidratante labial resulta exfoliarlas. Puedes hacerlo con cualquiera de los productos faciales, aunque si lo prefieres, puedes probar cualquiera de las mezclas de exfoliantes naturales que te hemos comentado en artículos anteriores en nuestro blog.

Por lo que has podido descubrir hoy, los bálsamos labiales tienen muchas contradicciones en el mercado, y no todas, como ocurre casi siempre, son ciertas. Así que si tenías uno de esos para cualquier momento del dia, puedes seguir llevándotelo a todas partes ya que no hay nada de malo en ello. Lo que sí, si todavía no lo has probado, quizás te convenga hacer esa exfoliación labial, y pensar en cambiarte a un hidratante sin sabor que te ayude a prevenir el contacto con la saliva, que tan nociva resulta en estos casos. ¿Conocías todo lo que hemos dicho hoy sobre bálsamos labiales?

Imagen: Denise Coronel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...