Ventajas que desconocías de comer kiwis

Todos sabemos como es esa fruta llamada kiwi, pero para muchos sigue siendo una gran desconocida en cuanto a sus grandes beneficios, con estas notas puedes valorarla un poco más.

El kiwi es sensacional

Los kiwis son unas aves no voladoras, de lo más simpáticas, que habitan en Nueva Zelanda. Los kiwis son también el nombre que engloba a los componentes de la selección de fútbol de ese mismo país, y, por supuesto, kiwis son las piezas de esa fruta originaria de China pero que debe su nombre a Nueva Zelanda ya que allí, en 1906 se introdujo como planta ornamental trepadora, y a su fruto lo bautizaron, por su parecido, con el nombre del ave que tienen como símbolo nacional.

Seguro que has oído en más de una ocasión que los kiwis tienen mucha vitamina C. Pero no solamente esta cualidad las define. Hoy en Centro mujer queremos hablarte en profundidad del tema, y en este artículo te contamos las ventajas de esta fruta.

Algunas curiosidades

El kiwi es una pequeña fruta tropical carnosa, obtenida del arbusto que recibe el mismo nombre. Es de forma ovoide y de un tamaño que puede alcanzar el del puño de una persona. Su piel es marrón y aparece generalmente recubierta de una fina pelusilla. La pulpa es verde, jugosa, con montones de pequeñas semillas negras o rojas, según variedades, comestibles.

Como alimento comenzó a cultivarse en Nueva Zelanda en la década de 1930, donde se obtiene actualmente en grandes cantidades, aunque el mayor productor mundial sigue siendo China. Actualmente es consumido en numerosos países. Su plantación se fue expandiendo gradualmente por Europa, introduciéndose en Italia en 1971 y poco después, en 1982, en España, sobre todo en Galicia ya que requiere un clima cálido sin fríos ni calores extremos; hoy se cultiva también en el País Vasco, Navarra, Asturias, Cantabria…

El kiwi se puede encontrar en el mercado durante todo el año, ya que en cada país abastecedor es diferente la época de cosecha. El tamaño no influye en la calidad del fruto pero conviene elegir ejemplares intactos y sin manchas. Se deben descartar los muy blandos o dañados porque tendrán menos sabor.

Pueden conservarse durante bastante tiempo en un lugar fresco, siempre que estén protegidos contra la deshidratación, y un mayor tiempo si se mantiene en el frigorífico. Su maduración es muy lenta, lo hace a temperatura ambiente y se puede acelerar introduciéndolos en bolsas, mejor de papel, junto con plátanos o manzanas.

Se consume frecuentemente como fruta fresca, pero también puede emplearse cocinado como ingrediente, acompañando a diferentes platos, a modo de salsa o guarnición. De igual manera se utiliza en la elaboración de mermeladas, zumos, batidos y productos de repostería. En los últimos años tras el éxito del licor de manzana, el kiwi se está empleando para elaborar diversos licores, algunos de ellos sin alcohol.

Sus propiedades

Consumir esta sabrosa fruta en desayunos, a media mañana, o como postre después del almuerzo o las cenas, tendrá muchos beneficios para nuestra salud, especialmente por las propiedades y aporte tanto de vitaminas como de sales minerales. El kiwi es considerado un alimento fundamental en cualquier dieta.

Es una gran fuente de antioxidantes y vitamina C: un antioxidante es una molécula capaz de retardar o prevenir la oxidación de otras moléculas, ayudando a eliminar radicales libres, importante para combatir y retardar el envejecimiento.

Contiene una gran cantidad de vitamina C, más que naranjas y limones, y E, lo que refuerza el sistema inmunológico, aumenta las defensas y evita resfriados. El ácido fólico está presente también en los kiwis y permite a nuestro organismo producir más glóbulos rojos, blancos y anticuerpos, mejorando la circulación de la sangre y combatiendo la anemia al favorecer la absorción de hierro.

Esta mejora del estado general de las arterias, ya que su fibra reduce los niveles de colesterol en sangre, rebaja la hipertensión, evita la formación de trombos o coágulos en los vasos sanguíneos y por lo tanto disminuye el riesgo de derrames cerebrales, infartos y angina de pecho, entre otros problemas cardíacos.

La ingesta de kiwis, debido a los minerales presentes en ellos: cobre, magnesio y potasio; mejora los huesos, incluidos los dientes, y también el funcionamiento de los nervios, músculos y órganos. Por eso mismo, reduce el estrés y refuerza el sistema nervioso, lo que la convierte en una fruta ideal para los tiempos modernos. Nos permite sentirnos más tranquilos y enfrentar mejor los problemas al reducir la ansiedad.

Su gran contenido en fibra soluble favorece la digestión, ayuda a equilibrar nuestra flora intestinal y permite disgregar las proteínas de los alimentos, evitando la acumulación de gases y el riesgo de padecer gastritis. Mejora el tránsito intestinal, reduciendo el estreñimiento si lo hubiese.

Otra propiedad que tiene es su alto contenido en agua, un 80 %, y un nivel calórico intermedio, lo que le hace idóneo para reducir peso y eliminar la retención de líquidos por ser muy diurético.

Y si nos afectan mucho los rayos UV, los ultravioletas, no dudemos en tomar kiwi, la luteína que contiene, también presente en las acelgas, los brócolis y las espinacas, actúa como un filtro de protección natural para nuestra piel.

Como hemos podido comprobar comer kiwis tiene muchas ventajas, y una más, muy importante, para los perezosos que no toman fruta si hay que pelarla, por la incomodidad o pringosidad que eso supone; pues bien, si el kiwi está maduro, basta con cortarlo a la mitad y extraer, a medida que se va tomando, su exquisita pulpa con una simple cucharilla. Ya no hay excusas, a comer kiwis.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...