13 consejos que te vendrán de perlas para mejorar tu flora intestinal

La flora intestinal juega un montón de funciones vitales en nuestro organismo. En este caso queremos darte algunas pautas y consejos para que consigas mejorarla de forma notable.

flora intestinal

La flora intestinal está compuesta por billones de bacterias que viven en el intestino. La mayoría de ellas son beneficiosas para nuestra salud, pero en nuestro organismo tenemos unas 2000 especies bacterianas diferentes y de todas estas, solamente 100 pueden causarnos infecciones de gravedad. Una flora intestinal sana es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro sistema digestivo, pero también nos ayuda a prevenir enfermedades. La flora bacteriana puede ser alterada por diferentes factores. Entre los más frecuentes en la actualidad se encuentran el estrés, el tabaco y los tratamientos prolongados con antibióticos.

Cuando te sientes bien por dentro, te sientes bien por fuera. Aunque esto puede ser un refrán que parezca muy literal, sí que refleja buena parte de las sensaciones que se experimentan en tu cuerpo. Por eso es muy importante tener una buena digestión. Sin embargo, las comidas rápidas, no tomar suficientes alimentos frescos, no beber el agua necesaria y tener hábitos de vida sedentaria afectan a nuestra salud digestiva. Todos ellos la empeoran porque los seres humanos estamos diseñados para llevar otros ritmos de vida muy diferentes a los actuales. Eso no significa que no podamos cambiar sin renunciar a nuestros hábitos más comunes. ¿Quieres saber cómo? ¡Pues toma nota!

Para mejorar la flora intestinal hay muchas cosas que puedes hacer sin tener que renunciar a tu vida normal. En realidad, son más bien pequeños cambios que deberías incorporar a un nuevo estilo de vida en el que haya más movimiento y en el que se ingieran otros alimentos más saludables. Algunos consejos clave que puedes hacer ya son:

  1.  Haz cinco comidas al día. Desayuna bien y no tomes cenas demasiado pesadas.
  2.  Come cinco raciones de fruta o verduras al día y también cereales integrales.
  3.  Come pescado 2 o 3 días a la semana.
  4.  Reduce el consumo de grasas de origen animal y disminuye los fritos y rebozados.
  5.  Bebe por lo menos 2 litros de agua al día.
  6.  Acostúmbrate a las carnes magras como pollo, pavo o conejo.
  7.  Come con tranquilidad y mastica bien los alimentos.
  8.  Evita el tabaco.
  9.  Practica alguna actividad física o por lo menos haz una buena caminata diariamente.
  10.  Mantén un peso saludable.
  11.  Evita los alimentos que provoquen flatulencia como: habas, repollo, brócoli, alcachofas
  12.  No abuses del café y de las bebidas alcohólicas.
  13.  Evita las salsas, grasas y picantes.

Pero además de seguir estos consejos también existen alimentos que te ayudan a recuperar nuestra salud digestiva mejorando la flora intestinal como los probióticos y los prebióticos. Los probióticos son microorganismos vivos que cuando se suministran en cantidades suficientes aportan beneficios al organismo que los recibe. Contienen probióticos los yogures frescos, las leches fermentadas y otros lácteos. Generalmente, si te fijas en los envases, puedes descubrir cómo algunas marcas le llaman a estos elementos con nombres comerciales. Esos probióticos no son más que bacterias que mejoran la calidad de tu flora intestinal y las más frecuentes son:

  • Bifidobacterias que se encuentran en alimentos fermentados como el yogur o el queso.
  • Lactobacilus que podemos encontrarlas en los yogures y en los complementos dietéticos.

Los prebióticos son sustancias presentes en los alimentos capaces de estimular el crecimiento de las bacterias beneficiosas para el intestino como son los latobacilus y las bifidobacterias. Algunos de estos alimentos son los siguientes: carnes magras, vinagre de manzana, verduras, almendras crudas, té negro, yogur griego, kefir, miso y tofú.

Pero, ¿por qué debe preocuparte tu flora intestinal? Aunque todo el mundo sabe lo que es, muy pocas veces se hablan de las funciones vitales que juega en nuestro organismo. En ese sentido creo que resulta importante colocar a este elemento de nuestro cuerpo en el papel que le corresponde y recordar algunas de sus más importantes acciones que puede que ni siquiera le atribuyas.

  • Mejora la digestión y evitar gases y estreñimiento.
  • Ayudan a la absorción del calcio
  • Favorecen la tolerancia a la lactosa
  • Protegen el hígado pues neutralizan sustancias nocivas
  • Son imprescindibles para la sintesis de vitaminas como la K y del complejo B.

Aunque quizás las funciones relacionadas con el aparato digestivo de la flora intestinal ya te fueran conocidas, puede que el resto, igual de vitales, no lo hayan resultado tanto. En ese sentido, creo que sabiendo un poco más de ella, muchas serán las mujeres que se la tomen más en serio. Es verdad que este tema lo tenemos bastante machacado por los anuncios y parece más un asunto de marketing que de salud real. Sin embargo, sí que es importante cuidarla, y no siempre hace falta comprar los productos que salen anunciados en la TV para hacerlo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...