Bulimia y anorexia en tiempo de exámenes

Malos tiempos o mejor dicho, tiempos de mucho estrés para los estudiantes que están en plenos exámenes. Fechas complicadas para los más jóvenes en las que se multiplican los nervios y la ansiedad.

Un momento que entraña riesgo para personas con trastornos de la alimentación, como la anorexia y la bulimia. Como recuerda el Instituto de Trastornos Alimentarios (ITA), ya que, al aumentar el estrés y la exigencia personal, ello puede afectar negativamente en las pautas de alimentación de los jóvenes. Por lo tanto, primeramente hay que evitar su aislamiento social y su dedicación excesiva al estudio y si tienes hijos en estas circunstancias, prestarles más atención.


Lo cierto es que el nivel de exigencia personal y el carácter perfeccionista de estos pacientes comporta una alta intolerancia a la frustración, por lo que es habitual que en épocas de exámenes destinen gran parte de su tiempo al estudio para lograr los más altos resultados alterando así sus hábitos alimentarios.

Algunos enfermos evitan la frustración de no obtener las notas deseadas mediante la pérdida de peso para compensar unos resultados más bajos de lo esperado, mientras que también se detecta un mayor consumo de productos saciantes ricos en carbohidratos para calmar la ansiedad, lo que deriva también en un aumento de los atracones, advierte el Instituto de Trastornos Alimentarios.

Sus expertos aseguran que el perfeccionismo de estos jóvenes explica porqué en época de exámenes, o incluso con meses de antelación, aumentan los niveles de aislamiento social de estos pacientes y es como si se olvidasen del mundo y se centran sólo en estudiar.

Hace años uno de los mitos sobre la anorexia era que afectaba a chicas inteligentes de muy alto rendimiento académico. Posteriormente se descubrió que estas personas dedicaban una exagerada cantidad de tiempo a los estudios, así que en la mayoría de los casos los buenos resultados no son consecuencia de la inteligencia sino el tiempo invertido en el estudio en detrimento de otras actividades o relaciones sociales.

Además, los expertos recuerdan que el aislamiento social se relaciona en estos jóvenes con el aumento de los síntomas depresivos y tener obsesión, por lo que recomiendan reforzar la atención sobre esto pacientes para evitar el aislamiento social y la dedicación excesiva al estudio, ofreciendo estrategias para afrontar la ansiedad y otros aspectos como el perfeccionismo, el miedo al fracaso o la tolerancia a la frustración.

Imagen | universidadcatolica

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...