Causas que nos hacen perder la memoria

Si últimamente notas que estás más despistada, más olvidadiza y como que tienes lagunas mentales. No te preocupes porque lo más normal es que tu problema no sea grave y simplemente es algo derivado de algún factor.

La falta de sueño puede causar perdidas de memoria

La mayoría de los despistes tipo “no sé donde he dejado las llaves” o perder el hilo de una conversación es natural que te preocupes. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la mayoría de olvidos y despistes son inofensivos y tiene fácil explicación.

Los nervios por regla general suelen traicionar la mente. El estrés, la depresión o la ansiedad pueden dificultar tu atención y la forma en que estructuras los nuevos conocimientos. Si quieres recordar mejor tienes que encontrar la forma de estar relajada.


Por otro lado algunos fármacos como los anestésicos y los medicamentos para el insomnio no solo te ayudan a dormir, también pueden adormecer tu cerebro y hacer que tengas pedidas de memoria puntuales. Si sufres lagunas desde que te has empezado a medicar, acude al médico para que te proponga un tratamiento alternativo.

También los despistes pueden deberse a cambios hormonales. Un embarazo ya que éste puede darte problemas de concentración, despistes y olvidos debidos a los cambios. Es un fenómeno normal por lo tanto ante ello hay que comportarse con calma. Durante la menopausia también puede producirse confusión y fallos de memoria, ya que los neurotransmisores no funcionan tan bien.

Otro factor clave puede ser la falta de sueño. Durante el sueño se fijan los conocimientos que hemos ido adquiriendo. la información que captas durante el día se conserva en la memoria sensorial hasta que, durante el sueño, estos datos se graban en las estructuras encargadas de resguardarlas. Por eso si no duermes bien dificultas la recuperación de los recuerdos.

Por otro lado, distintos estudios indican que una mínima deshidratación puede causar pérdidas de atención y de memoria. Sobre todo en situaciones de un gran esfuerzo mental como los exámenes o periodos de intensidad laboral, es fundamental una óptima hidratación. Por lo tanto incluye bebidas como el agua, refrescos, zumos e infusiones.

El tabaco disminuye el oxigeno que llega al cerebro, lo que afecta a la memoria. Y el alcohol tomado en exceso es un tóxico cerebral y un enemigo de la memoria.

Imagen | sergis blog

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...