Complementos naturales para cuando enfermamos

Cuando nuestro organismo demuestra los típicos síntomas de malestar, podemos ayudarle a curarse con algunos aportes naturales

Cómo comentábamos en otras entradas, los meses de octubre y noviembre son los peores en cuanto a resfriados, catarros, gripes y demás problemas respiratorios y digestivos. Los virus y las bacterias campan a sus anchas y se aprovechan de que nuestro cuerpo está distraído tras el período estival. Entonces es cuando más caemos enfermos, sintiendo los típicos síntomas que nos indican la invasión de agentes patógenos: malestar general, frío, náuseas, fiebre, diarreas, jaqueca, tos, etc.

Los complementos naturales pueden ser nuestros mejores aliados cuando enfermamos

Cuando el organismo cae enfermo, en realidad nos está avisando de que está comenzando el proceso de curación. Es una manera de activar las defensas y de eliminar los tóxicos acumulados. Ciertamente podemos ayudarle en este proceso, no sólo con una buena alimentación, sino también con una complementación nutricional correcta. Vamos a ver pues algunos complementos a los que podemos recurrir, eso sí, siempre con el asesoramiento de un profesional.

– Vitamina C de fuentes naturales con bioflavonoides: ayuda a prevenir los resfriados y gripes y favorece la curación, si ya están instaurados. Ayuda a obtener unas buenas defensas, sobre todo glóbulos blancos, los encargados de identificar y eliminar los microorganismos patógenos. Además, presenta una potente acción antioxidante que mejora la salud de las mucosas. Es importante recordar que el estrés es el factor externo que consume más vitamina C.

– Ajo: se conocen los beneficios desde la antigüedad. Sus compuestos sulfurados inhiben la acción de compuestos inflamatorios y le confieren propiedades expectorantes que favorecen la reducción de la congestión de las mucosas.

– Propóleos: actúa como un potente antibiótico natural. Se utiliza para tratar infecciones de las vías respiratorias altas, gripe, otitis, laringitis…

– Jalea real: es una sustancia natural nutritiva proveniente de las abejas que, gracias a su riqueza en nutrientes esenciales, ayuda a mantener las defensas en estado óptimo y potencia la vitalidad del organismo. Destaca por la cantidad de vitaminas del grupo B, aminoácidos y ácidos grasos esenciales, sobre todo DHA, ácido graso necesario para el desarrollo intelectual correcto.

– Probióticos: son microorganismos que forman parte del equilibrio correcto de la flora intestinal, al tiempo que evitan el crecimiento de microorganismos patógenos. Mejoran la función intestinal y favorecen el sistema inmunitario.

– Semillas de pomelo: su riqueza en vitamina C y en bioflavonoides ayuda a prevenir y a tratar numerosas enfermedades del tracto respiratorio, a la vez que refuerza las defensas.

Shiitake: seta cultivado desde hace siglos a las regiones montañosas de Asia muy valorando el su sabor y por sus propiedades medicinales. Ayuda a mejorar la resistencia del organismo ante agresiones externas.

– Astrágalo: planta que ayuda a reducir la incidencia y duración del resfriado común, además de favorecer una buena respuesta inmunológica. También aumenta la tolerancia al estrés (conocida como una planta con propiedades adaptogénicas).

– Equinácea: planta reconocida por su acción estimuladora del sistema inmunitario. Se recomienda en caso de resfriados y gripes.

Foto: Widerbergs

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...