Cuida tu flora intestinal

La Organización Mundial de la Salud define los prebióticos como aquellos alimentos con microorganismos vivos que si son administrados en dosis adecuadas, poseen efectos beneficiosos sobre la salud y sobre todo para cuidar la flora intestinal. Toma para ello por lo menos una ración diaria de alimentos cargados de bacterias buenas.

Sin duda lo mejor es seguir una dieta variada, pero no es mala idea incluir uno o dos alimentos funcionales enriquecidos con prebióticos, para aumentar su presencia. Para ello lo mejor es comprar cacao soluble, galletas, pan o cereales elige los que contengan inulina o agentes prebióticos.


La fibra probiótica se encuentra en abundancia en alimentos como las cebollas, alcachofas, tomates, bananas, puerros, avena, ciruelas, legumbres, patatas y boniatos. Consume pan integral, ensaladas abundantes en la comida y la cena, así como fruta para desayunar y en los postres.

Si quieres adelgazar tienes que proteger la flora intestinal. El estado de la flora puede ser una de las principales razones que expliquen por qué unas personas tienen tendencia al sobrepeso y otras a estar delgadas, pues condiciona la asimilación de los hidratos de carbona y de las grasas. Es un asunto que todavía se está investigando, pero conviene tenerlo en cuenta si se sigue una dieta hipocalórica. Lo recomendable es no seguir una dieta que restrinjan los cereales integrales, las hortalizas o las frutas.

Se calcula que en el intestino viven diez trillones de bacterias que trabajan por nuestra salud. Para que esta flora o microbiota esté a su vez sana necesita alimentarse y sabemos que le gustan los prebióticos. Estos son alimentos ricos en determinadas fibras saludables que el intestino no digiere pero que favorecen el crecimiento y la actividad de las bacterias beneficiosas. Prebióticos son la inulina, las gomas, los mucilagos, las pectinas y los frictooligosacáridos.

Hay que tener mucho cuidado con la charcutería, los fiambres, las carnes crudas y las salazones de pescado no se recomiendan por tener demasiadas grasas saturadas y aumentar los compuestos tóxicos en el intestino. Por lo tanto, consume estos alimentos solo esporádicamente. Reduce también los productos elaborados con harina refinada.

Hay que tener en cuenta que uno de los aliados a la hora de evitar el estreñimiento es el ejercicio. Si tú te mueves, tu intestino también.

Imagen | Herbolarioallium

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...