Dietas para combatir la depresión: la opción mediterránea

La alimentación influye de manera considerable en nuestros hábitos de vida y en las enfermedades que podemos sufrir. Hoy te explicamos cómo ciertas dietas pueden incrementar el riesgo de padecer depresión.

dieta mediterranea

Ahora que se está terminando el verano, es muy probable que muchas de nuestras lectoras hayan abandonado sus dietas de adelgazamiento para la operación bikini y vuelvan al trabajo con opciones de alimentación menos restrictivas. Sin embargo, no siempre las dietas más variadas resultan peores para nuestra salud, más bien, todo lo contrario. Apostar por una alimentación tan alabada como la mediterránea no solo te garantiza una calidad de vida compatible con la pérdida de peso si se vigilan las raciones sino que también puede ser una manera de evitar caer en depresiones.

El actual ritmo de vida que llevamos sumado a las muchas preocupaciones que ha traído consigo la crisis económica han hecho que aumenten los riesgos de depresión y ansiedad en buena parte de la población. Nuestra salud mental está en riesgo, y si ésta no está bien, la salud física también acaba por pasarnos factura. Aunque es un hecho que una buena alimentación nos puede ayudar a prevenir problemas tanto físicos como mentales ¿qué es lo que hace a la dieta mediterránea tan especial para decir que podría ser la clave para evitar la depresión? ¡A continuación te damos todos los detalles al respecto!

Dieta mediterránea: el remedio para muchos males

Quizás al leer el titular con el que hemos abierto nuestro blog hoy te sientes un tanto confusa por todas las bondades que cada vez más se aplican a la dieta mediterránea. ¿Puede ser un modo de alimentación realmente tan saludable que es positivo para el corazón, para nuestros huesos, para prevenir enfermedades como el cáncer y, ahora también para evitar la depresión? La realidad es que en cualquier otro caso, la duda estaría más que justificada pero, piensa por un momento en los alimentos que se incluyen de base en la dieta mediterránea. Se trata de un modo de alimentación basado en muchas frutas, muchos vegetales y mucha fibra. Todos esos elementos no están presentes en la mayoría de dietas del mundo, y sin embargo, resultan muy positivos para conseguir tener una salud de hierro y que nuestro organismo mejore de cara a desarrollar defensas contra enfermedades.

Sin embargo, hay que recordar que la dieta mediterránea ha ido perdiendo fuelle en la mayoría de los lugares en los que su consumo era la forma habitual de alimentación para las personas que vivían en esos territorios bañados por el mar que les da nombre. Lo ha hecho en muchos sentidos por la globalización y la llegada de otros productos que han sustituido a los propios. Aunque no hay nada de malo en salirse de ella de vez en cuando, tomar sus alimentos solo de vez en cuando hace que no se pueda considerar una alimentación mediterránea y que, por lo tanto, no se pueda optar a todos los beneficios que ésta supone para nuestra salud.

Lo que dice la investigación científica

Volviendo al tema que nos ocupa hoy; la relación entre la dieta mediterránea y la posibilidad de evitar las depresiones parece clara para algunos científicos. El doctor Miguel Ángel Martínez González en sus muchos estudios al respecto ha concluido que los alimentos clave para prevenir la depresión son las frutas, las verduras, el pescado, los frutos secos, las legumbres y los cereales. ¿Te has fijado en que todos ellos forman parte de la dieta mediterránea? Es por esa razón que concluir que este tipo de alimentación ahuyenta la depresión es una realidad. Eso sí, siempre que se consuma como es originalmente y no se opte por las alternativas más modernas que la han desvirtuado.

Además de todo esto hay que considerar que en la dieta mediterránea, sobre todo gracias al aceite de oliva y al pescado azul, hay un gran aporte de ácidos grasos omega 3. ¿Y qué tienen que ver estos en el proceso depresivo? En realidad, las investigaciones han determinado que este elemento está relacionado con la formación de la estructura de la membrana de las células nerviosas y que podría estar vinculado a la mejora de algunos aspectos en las enfermedades consideradas mentales. Al mismo tiempo, la dieta mediterránea pura no incluye grandes cantidades de hidratos de carbono procedentes de comidas elaboradas. Eso también la convierte en la candidata perfecta para combatir la depresión ya que estudios llevados a cabo en varios centros ingleses concluyeron que existe una relación entre el consumo de estos y el riesgo de caer en depresión.

¿Pensabas que la dieta mediterránea podría evitar, o al menos mitigar la posibilidad de caer en una depresión?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...