Disfunción eréctil, trastorno de impotencia

Pene dulceLo que conocemos comúnmente como impotencia se denomina en el argot médico “disfunción eréctil“, DE, y consiste en no ser capaz de mantener la erección para llevar así a cabo la relación sexual. El hombre que la sufre no consigue que su pene esté erecto el tiempo suficiente como para realizar la penetración normalmente. Aunque la mayoría de las veces se trata simplemente de un problema temporal, que incluso no llega a requerir tratamiento, en algunas ocasiones puede ocurrir que se haga frecuente, en cuyo caso es necesario acudir al especialista.

Antes se creía que los problemas de erección tenían siempre una base psicológica. Hoy se sabe que no siempre es así, que pueden influir factores físicos. Entre estos factores podemos encontrar: el haber padecido diabetes, u otras complicaciones físicas, que hayan dañado la normal circulación de la sangre por el pene; las operaciones realizadas en la zona; los medicamentos que afectan a la circulación; los trastornos hormonales; o el consumo de drogas o alcohol.

En cuanto al tratamiento, podemos encontrarlos a base de medicamentos o de tipo quirúrgico. Será el médico, por supuesto, en cada caso, el que le recomendará uno u otro, siempre teniendo en cuenta los pros y los contras de cada uno.

Entre los tratamientos existentes encontramos:

Medicamentos orales, que estimulen la actividad sexual y aumenten el flujo sanguíneo en el pene. Uno de estos medicamentos es la Viagra, conocidísima por todos.

Medicamentos inyectados directamente en el pene antes de realizar la penetración.

– Los llamados dispositivos de vacío, que mantienen la erección al atrapar la sangre dentro del pene. Este es el caso de la goma o anillo que se coloca en la misma base del pene.

Prótesis peneanas: por medio de la cirugía se realiza un implante en el interior del pene. Se acude a ésto cuando no queda otra solución viable.

Cirugía vascular. Sólo en casos extremos, es decir, cuando existen trastornos importantes en venas y arterias.

Por otra parte, en algunos casos suele ser conveniente la asistencia psicológica como complemento, pues para el hombre puede suponer un verdadero trauma el tener problemas de erección, y también el asimilar los tratamientos que haya de llevar a cabo para solucionarlos.

PenetraciónPara terminar es conveniente tener en cuenta que:

La disfunción eréctil no afecta al deseo sexual, el cual se mantiene intacto.

La impotencia no tiene que ver con la eyaculación precoz, que sí que generalmente suele deberse a causas psicológicas.

Tampoco tiene que ver con la infertilidad del hombre. Que el hombre sea infértil significa que no produce cantidad suficiente de espermatozoides, pero no que tenga dificultad alguna para mantener el pene en erección.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...