Enfermedades en invierno, cuidarse y cuidar a los demás

Las bajas temperaturas pueden ser sumamente perjudiciales para nuestra salud por eso hay que tener en cuenta estas recomendaciones para mantenerse sano.

Cuidarse en invierno

Cuidarse en invierno

Las épocas frías nos ponen en un riesgo de salud permanente, ya que si nos descuidamos podemos pillar todo tipo de enfermedades, desde el resfrío común, hasta catarros más fuertes o virus de estación, que pueden darnos todo tipo de síntomas e inclusive dejarnos varios días en cama para recuperarnos, lo que puede hacernos perder tiempo y efectividad a la hora de cumplir con nuestras tareas y obligaciones de la vida cotidiana.

Las bajas temperaturas son un factor de riesgo importante, por eso hay que mantener dentro de lo posible el cuerpo siempre bien abrigado y sobre todo seco, ya que el transpirar debajo del abrigo también es negativo, por lo que si esto ocurre hay que cambiarse las prendas húmedas de inmediato, sobre todo en la zona del tórax y de los pies.

El invierno nos expone además a todo tipo de enfermedades respiratorias, por lo que hay que cuidarse de no contagiarse y si se tiene una enfermedad, de no contagiar. Las recomendaciones principales indican que si una persona se encuentra enferma debe evitar acudir a lugares muy concurridos, ya que el aire se puede contaminar y terceros pueden resultar perjudicados.

Quienes se encuentren enfermos además deben evitar el contacto con las personas, es decir, evitar saludar con un beso o dar la mano si se han manipulado pañuelos u otros elementos de uso personal. Si se quiere toser o estornudar hay que taparse la boca y la nariz, si se tiene un lienzo mejor, y sino utilizar la cara interna del brazo para taparse el rostro.

Lo mejor es quedarse en casa para recuperarse más pronto y para evitar que otras personas resulten también enfermas con el mismo problema. Cualquier estado gripal debe ser atendido por un médico para comenzar el tratamiento correspondiente, pero recordemos que siempre es sano mantener una buena higiene, tomar mucho reposo y beber abundante agua, ya que una correcta hidratación ayuda al organismo a reponerse mejor.

En días en los que haya muy baja temperatura hay que abrigar bien tanto el cuerpo como las manos y el rostro, ya que los cambios bruscos sensación térmica pueden repercutir mucho sobre la salud, generando espasmos o parálisis faciales en ocasiones, por lo que llevar gorros o bufandas que cubran hasta la nariz es una excelente alternativa. También hay que cuidar los oídos, para evitar el riesgo de padecer infecciones como la otitis que se generan por frío y humedad, entre otras cosas.

Foto: Tim_Arai

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...