¿Es tan bueno como crees el yogur helado?

Tomar yogures helados está actualmente muy de moda y se considera un producto muy saludable. Sin embargo, ¿es esto realmente así o se trata de una nueva estrategia de marketing con poca base científica?

yogur helado

No es la primera vez que te mostramos cómo algunas de las cosas que consideras ciertas sobre el mundo de la alimentación no son más que un mito fomentado por mucho marketing de consumo y publicidad que te hace creer en sus muchas propiedades. En este caso queremos analizar qué hay detrás de los yogures helados, esos que tanto se llevan por las muchas cadenas y franquicias que se abren en todas las ciudades y que se asocian a una vida saludable. ¿Es el yogur helado realmente tan sano?

Antes de pasar a explicarlo, vale la pena definir a qué nos referimos cuando decimos que algo es sano. ¿A qué es positivo para mantener una dieta equilibrada? ¿A qué no engorda? ¿A qué es un producto con beneficios para nuestro organismo? No hace falta quedarse con una de las opciones porque en los beneficios y mitos del yogur helado que te vamos a contar a continuación podrás descubrirlo por ti misma. Eso sí, te aseguro que te llevarás unas cuantas sorpresas y si eres de las que lo consumen siempre que pueden, quizás cambies de idea.

Yogur helado: las calorías que tiene

Lo que la mayoría de la gente desconoce sobre el yogur helado porque le considera un alimento saludable es el número de calorías que tiene. La base del yogur, sin contar con ningún tipo de topping, tiene hasta 3 veces más calorías de las que te encontrarías en un yogur normal. ¿Cómo es posible? Pues para la elaboración de ese yogur helado que considerabas como la última de las innovaciones en meriendas saludables se utilizan hasta cinco veces más azúcares y hasta dos veces más grasas. En ese sentido, cuando ves el eslogan bajo en grasas, habría que compararle con otros productos similares porque sí se le compara con el yogur natural, es probable que ya no fuese posible colocar dicha etiqueta.

En ese sentido, todos aquellos que apostaban por el yogur helado como una merienda o un tentempié bajo en calorías deben saber que se han equivocado. Es cierto que el mercado nunca se ha preocupado de darlo a conocer. Pero es que actualmente, con la moda de este producto, no interesa. ¿Te imaginas qué pasaría si de repente todo el mundo sabe que tiene tres veces más calorías que un yogur normal? En realidad mucha gente lo seguiría tomando porque les gusta, pero otros, los que lo hacían pensando en el alimento perfecto, es probable que cambien de idea.

Yogur helado: beneficios

Los beneficios del yogur helado, aún pese a todo lo que hemos establecido en el párrafo anterior, siguen presentes. En realidad, salvo por la mayor cantidad de ingredientes para preparar la mezcla, el yogur helado tiene los mismos beneficios del yogur. Eso sí, hay que recordar que en el mundo de los yogures también hay mucho marketing y muchas marcas que se colocan unos beneficios que, al menos científicamente, no han sido demostrados. Así que, mucho cuidado con seguir pensando que los yogures activan nuestras defensas o consiguen resolver problemas relacionados con el colesterol o con los huesos. Los yogures tienen calcio por ser un derivado de la leche, y en ese sentido ayudan a tener un sistema óseo fortalecido. Pero, todo lo demás, son añadidos que las propias marcas incluyen en la fórmula del yogur que no siempre han sido testados de verdad y a los que hay que prestar atención.

Cuidado con los eslóganes

Cuando se habla de productos light o bajos en grasas, un término que utilizan muchos de los comercios o marcas de yogur helado, no se explica al consumidor que el bajo en grasas no tiene por qué implicar que sus calorías sean reducidas. Es decir, puedes encontrarte productos con este eslogan que en realidad tienen la misma cantidad de calorías o incluso más que otros que no considerabas tan saludables. Lo cierto es que este tema también va unido al hecho de que las grasas se conciben generalmente como un elemento que hay que evitar en las dietas. La realidad es que la mejor dieta es una dieta equilibrada en la que se incluyan todos los nutrientes, y las grasas, forman parte de ellos. Eso sí, se debe procurar evitar las más complejas que aparecen en bollería y productos ya preparados, así como elegir aquellas más naturales y con elementos beneficiosos para la salud como el aceite de oliva.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...