Estimula las hormonas de la felicidad

Ciertos alimentos pueden proporcionarte y equilibrarte la conocida hormona de la felicidad, que es la encargada de proporcionarte la alegría necesaria y el ánimo para afrontar el día a día sin tener que recurrir a los fármacos ni terapias.

alegria

Se llama hormona serotonina, y es conocida popularmente como la hormona de la felicidad, esa hormona que muchas veces parece la hemos perdido en el camino entre el estrés y las emociones negativas, y que pensamos no hay manera de recuperarla. Es fácil, con algunos alimentos y ciertos preparados podemos recuperar la sonrisa y equilibrar los niveles encargados de mejorar el ánimo y el bienestar.

Las semillas de sésamo aparte de ser un yacimiento de magnesio, un potente antiestresante natural, es junto con las pipas de calabaza uno de los alimentos más ricos en varios compuestos que favorecen la producción de serotonina. Por lo tanto prueba a espolvorear algunos de tus platos y verás como suben los niveles de motivación y satisfacción a tu vida.


Es bien sabido de las propiedades del chocolate puro. Si no los has probado, hazlo y verás como te lleva en minutos al séptimo cielo. La razón es muy sencilla, esta dulce tentación produce una sensación similar a la que sentimos al practicar deporte o cuando estamos enamorados, porque, además de liberar endorfinas, unas sustancias que producen alegría, placer y satisfacción, contiene un euforizante natural que actúa como una inmediata inyección de vitalidad. Tiene que ser ese chocolate negro, pues contiene mayor cantidad de cacao.

Si tienes momentos de depresión leve, el hipérico es uno de los recursos herbales más útiles frente a la depresión leve porque esta planta en infusión o extracto eleva los niveles de serotonina aumentando la sensación de bienestar. En herbolarios y parafarmacias, puedes encontrarlo asociado al triptófano en cápsulas, un complemento dietético efectivo no sólo a la hora de combatir el exceso de preocupaciones o el dolor.

Por supuesto, el mayor enemigo de robarnos el bienestar físico y emocional es el estrés. Aunque nuestro cuerpo está programado para reaccionar con éxito a un estado de alerta puntual, cuando éste se prolonga nos pasa factura. Puede dispararse los niveles de cortisol, la también llamada hormona del estrés. Tasas altas de esta hormona pueden ocasionar una bajada de las defensas, estreñimiento, insomnio, pérdidas de memoria y, una gran acumulación de grasas en el abdomen.

Se puede frenar los niveles e incluso reducirlos en compuestos naturales que podemos encontrar en la lecitina de soja, el mijo y el sésamo. Así como la vitamina A, que podemos encontrarla en los huevos, lácteos, verduras, hortalizas y frutas de colora naranja.

Imagen | ondasderuido

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...