Estrés: así son el estrés bueno y el estrés malo

Las situaciones de estés no son siempre malas o perjudiciales. El estrés también nos motiva. ¿Quieres conocer la diferencia entre el estrés bueno y malo?

estresCasi siempre que se habla de estrés pensamos en su significado negativo. De hecho, ¿podrías pensar en el estrés como algo bueno? Lo cierto es que aunque se hable mucho menos del estrés bueno, éste no solo existe, sino que es importante que sepas cómo funciona para poder beneficiarte de él. Así que si siempre estás a mil por hora para hacer cientos de cosas, y creías que el estrés es solo una dolencia que se sufre por el estilo de vida que tenemos, toma nota de todo lo que te contamos a continuación.

El estrés puede ser bueno o malo. En el siguiente párrafo vamos a explicarte de forma práctica cómo funciona cada uno de ellos. Sin embargo, debes saber que tras sus nombres científicos se esconde también la posibilidad de ponerte en marcha, de ponerte en movimiento y de hacerte estar atenta para enfrentar situaciones que pueden darse en el futuro más inmediato. Para entender ambas concepciones hay que saber ¿cuándo tenemos estrés? ¿Qué nos hace sentir la sensación de tenerlo?

El distrés: el estrés que nos hace estar mal

Cuando hablamos de estés en su concepto estándar asociado a elementos negativos es al distrés al que nos estamos refiriendo. El distrés es el que nos hace preocuparnos en exceso antes de que pase algo que tememos será malo. Al mismo tiempo, también nos ocurre cuando eso que no es positivo para nosotros ya ha pasado. La sensación de estrés nos hace sentir encerrados, aislados y con mucha ansiedad. Todas esas sensaciones se desencadenan y nos bloquean en muchos casos, haciendo que no podamos hacer todas las cosas que queremos y debemos hacer. Al final, si la dolencia no remite, debemos acudir a un especialista porque el nivel de energía que exige esa situación continuamente nos puede terminar por afectar a la salud.

Como ves, el estrés en su variedad de distrés es justo aquello que tenías en mente cuando hablábamos de esta dolencia muy clásica de una era en la que vivimos continuamente agobiados por la falta de tiempo. Pero, ¿qué es lo que pasa con el estrés bueno? ¿A qué nos referimos cuando hablamos de este tipo de estrés? Enseguida te lo descubrimos.

El eutrés: el estrés en su forma más positiva

Si el distrés es el estrés negativo, el estado ideal en el que deberíamos encontrarnos se llama eutrés. Pero, ¿acaso no es mejor tener una vida tranquila y sin ningún tipo de estas sensaciones? En realidad no. No tener ningún tipo de estrés, ni siquiera el bueno, significa tener pasividad, faltarnos energía, e incluso ganas de tomar decisiones. El estadio del distrés supone tener ganas de hacer cosas, arriesgarnos, tomar el control de las situaciones y analizar aquello que no está bien para encontrar la manera de mejorarlo.

Para estar en movimiento, proactiva y motivada necesitas tener el nivel de estrés bajo control, pero no bajo mínimos. Eso es precisamente lo que se logra cuando se tiene el eutrés. Sin estas sensaciones te encontrarías sumida en un estadio en el que la falta de motivación podría conseguir que ni el trabajo, ni las relaciones personales vayan a evolucionar de manera demasiado positiva.

La solución para mantener el estrés en el nivel óptimo es precisamente aquella en la que no nos agobiamos y nos sentimos petrificados ante la situación, pero tampoco estamos tan relajados como para no tener ganas ni de movernos. Se trata de un punto intermedio difícil de sostener, sobre todo en situaciones complicadas en las que perdemos el control (que es cuando el estrés suele mostrar su cara más dura), y también en aquellas en las que la falta de energía no nos permite beneficiarnos de las ventajas del eutrés.

Lo que te hemos contado hoy debería servirte de ejemplo para asegurarte de que no siempre las cosas son blancas o negras, los matices de grises suelen ser importantes a la hora de entender la realidad. El estrés es uno de esos ejemplos de cosas que siempre asociamos a lo malo, y que sin embargo tienen un lado bueno. Es probable que los casos de estrés, del malo, requieren de un especialista que te ayude a salir de una espiral que parece no tener fin. Pero también lo es que si no cuentas con el estrés, del bueno, tampoco tus días podrían ser tan enérgicos como los que vives en la actualidad. ¿No te parece?

¿Crees que en tu caso la mayor parte del tiempo sufres de eutrés o de distrés?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...