Futuro padre, cuídate antes de intentarlo

dieta_equilibrada.JPGCuando una pareja decide tener un hijo debe pensar en todos los factores que pueden favorecer tanto la concepción como la gestación del futuro bebé. Las mujeres pueden comenzar a tomar complementos vitamínicos específicos (sobre todo ricos en ácido fólico y bajos en vitamina A, pues un consumo excesivo de este nutriente está asociado a malformaciones fetales), llevar una vida más sana y relajada de lo habitual en caso de estrés laboral, realizar algún tipo de ejercicio suave, etc.

En el caso del futuro papá, además de la disminución en el número de cigarrillos consumidos al día en el caso de los fumadores, y de la ingesta de alcohol, es recomendable realizar una serie de cambios en la dieta diaria para conseguir mayor cantidad y calidad de sus espermatozoides. Hay estudios que demuestran que una mala alimentación junto con hábitos insanos como el tabaquismo o el consumo de alcohol, disminuyen las posibilidades de conseguir un embarazo. El problema se agrava porque actualmente vivimos un momento de disminución generalizada en el número y viabilidad de los espermatozoides en los hombres, por lo tanto, una revisión de la manera de alimentarnos puede ser de gran ayuda para conseguir más fácil y saludablemente la concepción.

En primer lugar es importante aumentar el consumo de alimentos ricos en vitamina C y antioxidantes. Este nutriente puede disminuir los defectos en los espermatozoides y aumenta su movilidad. Es tan fácil como incluir una naranja en el postre. Un vaso de 230 mililitros del zumo natural de esta fruta contiene unos 124 miligramos de vitamina C. Para los no fumadores se recomienda unos 90 mg al día, para los fumadores, a partir de 125.

También es importante tomar suficiente cantidad de zinc. Este mineral se asocia con el aumento del volumen de semen y los niveles de testosterona. Cada día se necesitan unos 11mg, que podrás encontrar en las ostras (16 mg la media docena), carne de ternera (cada 100 g unos 6 mg), alubias (1 taza, 3,5 mg), carno de pollo (unos 3 mg cada 100 g).

tarta-de-frutas.pngEl ácido fólico es la vitamina del embarazo por excelencia, y también es importante para el futuro padre. El riesgo de defectos en el tubo neural se disminuye gracias a la vitamina B9 ingerida antes y durante los tres primeros meses de gestación.
En los hombres puede contribuir a un aumento en la cantidad de semen. Los 400 microgramos diarios recomendados están en cereales, vegetales de hoja verde, legumbres, y zumo de naranja.

También es muy interesante incrementar las cantidades diarias de calcio y vitamina D. A pesar de que esta vitamina sí puede ser sintetizada por nuestro organismo, cada vez se recomienda más su ingesta al ser menor el tiempo dedicado a pasear al aire libre, momento en el que la radiación ultravioleta ejerce de catalizador para que comience la síntesis del colecalciferol (vit. D). Lo más habitual es aumentar el consumo de calcio hasta llegar a los 1.000 mg de este elemento y 10 microgramos (400 Unidades Internacionales) de vitamina D. La fuente más importante de calcio es la leche desnatada (1 vaso contiene 302 mg de calcio y 98 UI de colecalciferol). Una taza de yogur contiene 415 mg de calcio. El salmón tiene unas 400 UI cada 100 g.

Como ya hemos comentado, suprimir la ingesta de alcohol, además de beneficiar a los espermatozoides, beneficia a la salud en general, y es un hábito que no debería volver a retomarse tras conseguir el embarazo. El consumo de alcohol reduce la cantidad y calidad del semen. Sin embargo no está tan claro que la disminución en la cantidad de cafeína diaria sea beneficiosa para los espermatozoides. De hecho hay investigaciones que estiman que beber una taza de café al día podría aumentar la fertilidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...