Granada todo un regalo para la salud

La granada es una fruta originaria de Mesopotamia que también se conoce como la planta milagro, quizás por esos pequeños rubies que hay en su interior que tiene grandes virtudes terapéuticas. No en vano, el contenido en antioxidantes de esta fruta es tres veces superior al del vino tinto o al del té verde.

Gracias a su aporte en antocianinas, el pigmento rojizo que da color a este fruto, y en ácido elágico, el consumo regular de la granada beneficia el sistema cardiovascular hasta el punto de reducir el riesgo de sufrir un infarto o un ictus.


La toma de la granada también protege frente al cáncer de mama, piel y colon. Según una reciente investigación, beber un vaso del zumo de esta fruta al día tiene efecto preventivo contra el cáncer de próstata e, incluso, contribuye a retrasar el avance de este tipo de tumo.

Por su efecto astringente, la granada frena la producción de jugos gástricos y desinflama el estómago irritado, lo que ayuda a reducir la acidez, mejorar la gastritis y cicatrizar las úlceras. Con este fin, puedes incorporar los deliciosos granos de esta fruta en la ensalada o en el yogur.

Algunos compuestos de esta fruta potencian la acción de la vitamina C. A fin de fortalecer las defensas, lo más interesante es consumirla con alimentos ricos en ese nutriente: desgranada con zumo de limón y azúcar o exprimida con naranja.

Cuenta cono una excelente fuente de magnesio, esta fruta activa el deseo sexual y aumenta la fertilidad. No es la única virtud de la granada en el apartado sexual, ya que su toma también mejora la sequedad vaginal.

Debido a su acción alcalinizante, depurativa y desinfectante, ingerir granada resulta muy beneficioso en caso de gota, cálculos renales de ácido úrico y cistitis, tanto agudas como crónicas.

Imagen | viviendosanos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...