Herpes labial

El herpes labial es una afección bastante común, aunque pocos saben lo que lo origina, cómo se debe tratar y cómo prevenir el contagio. Hoy te lo contamos en Centro Mujer.

El herpes es un virus con el que entramos en contacto desde muy pequeños y que en realidad nos prepara para poder generar las defensas que lo combatan a lo largo de nuestra vida. Es más, muy probablemente hayas padecido diferentes tipos de herpes labial y ni te hayas dado cuenta. Todas esas pequeñas heridas que se nos forman en los labios, y que se acaban curando como en una especie de costra, es casi seguro que sean herpes. Herpes que en todo caso pasan desapercibidos, y que nuestro cuerpo se encarga de eliminar como una simple molestia que dura unos días.

Pero en otras ocasiones, esos herpes adquieren formas más fuertes, capaces de presentar más resistencia a nuestro sistema inmune. Es cuando nos vemos desbocados por una de esas heridas que no da pasado, o que incluso se extiende más allá de su ubicación original. Esas son las que nos acaban preocupando, y las que hacen que tengamos que buscar remedios para eliminarlo, y sobre todo, soluciones a los síntomas que nos provoca, que además de molestos, resultan demasiado llamativos a la vista por el lugar en el que aparece.

Para prevenir el herpes labial lo que se debe hacer es siempre aumentar las medidas de higiene. Además, en caso de que tengamos cerca, en nuestro entorno, a alguien que lo padezca, tan solo hay que tener cuidado con la saliva, y por lo tanto, con todos los elementos que se utilizan para comer y para beber. Por lo demás, si no vamos a besarle directamente en la boca, podemos estar tranquilos, porque el herpes se contagia utilizando ese fluido corporal.

Herpes infantiles labiales

Es muy frecuente que los niños sufran herpes en la boca. De hecho, se producen por ser las primeras veces que están en contacto con el virus, y es por ello que las reacciones pueden resultar mucho más agresivas de lo que ocurren de forma general en los adultos. El tratamiento del herpes infantil, no suele ser diferente al tratamiento general, pero por las razones anteriores resulta de vital importancia que se diagnostique a tiempo. Los síntomas del herpes no son precisos y pueden darse incluso en el interior de la boca. Sin embargo, si notas que el pequeño no puede beber o comer con facilidad, que está siempre cansado o porque puede parecer deshidratado al tener siempre sed, habría que consultar a un pediatra.

Tratamiento del herpes

Los síntomas de un herpes que molesta, que causa picor, o que provoca fiebres o malestar general se tratan de manera genérica con analgésicos. Entre los más recomendados, en caso de que no se tenga alergia a ninguno de sus componentes está el ibuprofeno o el paracetamol. Esto es porque por un lado hacen que pase el dolor, y al mismo tiempo, son capaces de combatir la fiebre causada por nuestro organismo a la hora de intentar combatir al virus que nos está intentando invadir. Además, en la zona afectada, se pueden aplicar diferentes tipos de lociones que calmen el dolor y que hagan que la sensación de picor y de sequedad sea menor.

Cuando se tiene un herpes se debe vigilar bien la hidratación, ya que no es raro que se produzca una deshidratación por el ataque de este virus. Además, cada vez que se toca la zona afectada para aplicar la medicación, debemos asegurarnos de hacerlo con las manos bien limpias, y tras aplicar la crema, lavarnos de nuevo las manos y tener cuidado de no tocar más partes del cuerpo antes de hacerlo. Podríamos infectarnos al tomar saliva de la zona afectada y pasarla a otro lugar. Además, si eso ocurre, puede que nuestro cuerpo no sea capaz de contener bien las dos reacciones, ya que le costará más trabajo que hacerlo solo en un punto. Así que en este caso, máxima precaución para evitar males mayores.

El herpes labial en sí mismo es más molesto que otra cosa, pero la gravedad de éste puede residir en que se contagie a otras mucosas. Por ejemplo, un herpes labial que no se cuida y no se trata podría pasar a ser un herpes nasal, que resultará mucho más complejo de curar y que sí es mucho más peligroso, ya que las conexiones de la nariz de forma directa con la cabeza podrían ocasionar muchos más problemas. Eso no significa que debas alarmarte, sino simplemente que tomes todas las precauciones para ver como se pasa antes, con menos síntomas y sobre todo, con menos molestias y riesgos. ¿Has sufrido alguna vez de herpes labial?

Imagen: Matt Baran

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...