Cómo tratar un herpes labial

Hay varios remedios que pueden amortiguar las molestias del herpes labial, como la vaselina para las costras, lociones de sulfato de cobre o de zinc o cremas a base de propóleo al 3%.

Cómo tratar un herpes labial

Si sueles padecer el herpes labial, sabrás que está causado por un virus, el ‘Herpes Simplex Tipo I‘. Este es un virus muy común que afecta a gran parte de la población y que suele tardar una semana, más o menos, en desaparecer. Es un virus latente, es decir, suele cogerse durante la infancia y queda arrinconado, por lo que suele aparecer bajo ciertas circunstancias. Los primeros síntomas que notarás antes de que aparezca el herpes labial es picor alrededor de los labios o en los mismos labios y ardor en la piel que rodea los labios. Esta lesión inflamatoria suele venir acompañada de pequeñas vesículas que suelen formar costras cuando se rompen.

Algunas de las circunstancias para que este virus latente se active son, por ejemplo, tomar el sol sin la protección solar adecuada, también suele provocar que se active el herpes una manía que a veces no da a las mujeres, como es morderse el labio. Al tener la piel del labio muy sensible esos pequeños mordiscos agreden la piel y favorece la aparición del herpes labial. Por otro lado, el estrés y la fatiga son también desencadenantes de activar el virus latente.

A la hora de tratar el herpes labial debes saber que no siempre es necesario acudir la médico. Aunque hay casos en los que no debes dudar de ir a ver al especialista, como por ejemplo si te estas tratando con  ‘inmunosupresores‘, si tienes el ‘VIH‘ o si el herpes en lugar de aparecer en la zona labial, lo hace en la zona ocular, es decir, cerca de los ojos. Otros factores que debes tener en cuenta es si te sube la fiebre, si se te llena la boca de llagas, si se extiende a más zonas de los labios o de la cara o si te dura más de quince días.

Algunos de los remedios que encontrarás en el mercado son para tratar las ampollas que salen a causa del virus. Para tratarlas se suelen secar las ampollas con lociones a base de sulfato de cobre o de zinc, se usan cremas a base de propóleo en un porcentaje del 3% varias veces al día y también se aplica vaselina sobre las costras para aliviar las molestias que producen. No obstante, siempre recomiendo que si no se tiene claro cuál es el tratamiento se pregunte al especialista o como mínimo al farmacéutico, que también nos podrá aconsejar qué tratamiento puede irnos bien.

Foto | LyndaSanchez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...