La obesidad, prevenirla desde pequeños

A través de la educación podemos evitar que la obesidad se transforme en un problema para nuestros hijos. Es un tema de concienciar y de enseñar hábitos saludables en edades tempranas, sobre todo entre los 3 y los seis años, una edad perfecta para aprender hábitos saludables.

Según el cardiólogo Valentín Fuster, la obesidad se puede prevenir si se educa correctamente a los niños desde pequeños. Es decir, los hábitos saludables deben enseñarse por los padres y educadores desde que los niños son pequeños y eso les ayudará a que aprendan a comer y a prevenir la obesidad en la edad adulta. Para este cardiólogo, nuevo director del Observatorio de la Nutrición y la Obesidad, la educación es la base de la prevención contra la obesidad.

Según este cardiólogo, alguna cosa está fallando cuando actualmente uno de cada seis españoles sufre un problema de obesidad y un tercio de menores en edades comprendidas entre los trece y los catorce años tiene un peso mayor del que debería. Al parecer, según un informe del organismo «OCDE» («Organización para la Cooperación y el Desarrollo«) España es uno de los países donde este problema cobra mayor extensión y seún este mismo informe se espera que para el año 2020 la previsión es que este problema crezca en un 7%.

Según el doctor Valentín Fuster, para evitar esta tendencia es necesario educar a los niños pequeños, sobre todo en edades comprendidas entre los tres y los seis años, una edad perfecta para aprender nuevos hábitos alimenticios. Según sus propias palabras: “Este tema tiene que ver con la conducta, la obesidad es una consecuencia, y es a esa edad cuando en realidad la formamos”, además añade que: “Yo creo que es un problema de educación”. Por lo tanto, aunque ya lo sabíamos o al menos lo podíamos intuir, un organismo oficial y los propios especialistas nos avisan de la importancia de la educación en edades tempranas.

Esa educación alimentaria es bastante difícil de llevar a cabo,  pero es un esfuerzo que pienso vale la pena realizar, por el bien de nuestros hijos y porque esa conducta y esos hábitos ellos mismo se los enseñarán a sus propios hijos, por lo que la tendencia de hábitos podría varias gracias a nuestro esfuerzo. Según Fuster, la alimentación está mal encaminada actualmente, ya que se comen demasiados hidratos y nos dejamos llevar demasiado por el consumismo.

Por lo tanto, si queremos que nuestros niños coman bien y si queremos que la obesidad no sea un problema para ellos, debemos enseñarles desde pequeños a comer una dieta sana y equilibrada. Una manera de conseguirlo, podría ser cuidando lo que entra en casa, si la compra se hace con cabeza y no con el estómago, podremos conseguir que en casa se coma de forma saludable evitando la comida basura. Pero recordemos que no solo los padres tenemos la obligación de educar a los niños en ese aspecto ya que los colegios, los profesores y la sociedad en general, deberían actuar para enseñar a los niños a comer sano y evitar mañas influencias alimentarias.

Fuente | elpais.com

Foto | El coleccionista de instantes en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...