Las gafas de sol no son sólo para el verano

las-gafas-de-sol-no-son-solo-para-el-verano

Tenemos que tener los mismos cuidados de los ojos en invierno como en el verano ya que debido a las bajas temperaturas, la humedad y la contaminación la desecación ocular se agrava. Por lo tanto hay que decir que las gafas de sol no son sólo para el verano.

El ojo se hace muy frágil a los agentes contaminantes y, por tanto, las nubes tóxicas de contaminación que generan las calefacciones son muy lesivas. Provoca una incidencia mayor de irritación, de problemas inflamatorios y de problemas alérgicos relacionados con las alergias a los agentes contaminantes que están flotando.

En invierno, la protección de las gafas no se centra en el efecto de la luz, sino que lo que hace es que genera una cámara estanca donde la lágrima se evapora menos. Además, el ojo está menos expuesto al viento y, por tanto, menos expuesto a la evaporación que causa el viento.

Por ello las gafas deben usarse de protección no solamente frontal, sino gafas laterales con las que se previene la acción del viento. Es mejor que la gafa sea curvada, que proteja un poco por los lados y que tenga una tonalidad suave, pero suficiente para que resulte grata a la visión. En el invierno no hay tanto sol, por lo que no debe ser oscura, sino más bien de tonalidades entre amarillentas y ambarinas.

Y es que según los oftalmólogos, «los cuidados de los ojos en el invierno tienen la misma importancia que en el verano». Por lo tanto las gafas de protección solar deben usarse tanto para el paciente con ojo seco como para las personas que se exponen súbitamente a situaciones de temperaturas muy bajas.

Imagen | regaloadictos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...