Las supervivientes de una violación

Mujer desnuda encogida

Cuando una mujer sufre una violación, no sólo es su cuerpo lo que profanan, usurpan temporalmente sus emociones, y toda su vida mental acaba siendo invadida. Tras un arduo periodo de recuperación física, ocupándose de las heridas corporales o de posibles enfermedades sexuales contraídas, llega la batalla de luchar para rescatar su vida, la que le han robado junto a su intimidad.

Durante algún tiempo no puede evitar que algunos pensamientos de culpabilidad o vergüenza desfilen por su cabeza una y otra vez (“qué estaba haciendo sola, debí haberme resistido más, haber tenido más cuidado, quizá le di a entender…”), buscando en su comportamiento la razón de aquello. Todo esto obstaculiza el que siga adelante, y cada vez que vuelve al dormitorio va acompañada de humillación, culpa y autocastigo. ¡Demasiados en la cama, ¿no?!

Por eso, es importante que pueda tener un espacio donde expresar su sufrimiento, sin evadirse rápidamente y ahogar su pena. Es necesario que el hecho, aunque doloroso y traumático, pueda ser aceptado e incorporado a su historia personal. Recordarlo como algo a lo que sobrevivió, en lugar de algo de lo que fue víctima.

Se hace vital que comprenda que la violación no se relaciona con sus características, comportamientos o rasgos personales, sino que forma parte de su vulnerabilidad de género. No hay nada exclusivo en ella que reclamara aquello. Estos argumentos pueden contribuir de manera significativa a aliviar los auto-reproches, la vejación y la pregunta de “¿por qué a mí?”.

Es bueno que se valoren las estrategias de supervivencia y resistencia que puso en juego durante o después del ataque. Enfatizar en que su autodefensa estaba limitada por la desigualdad de fuerzas y de poder. Esclarecer y reafirmar el carácter imprevisible del hecho.

En un intento por sumarse a sus tareas cotidianas, por retomar la línea de la vida por dónde había dejado de escribir su historia cuando asaltaron su integridad, también afronta el reto de reanudar su vida sexual.este cuerpo es mío

Sabe que lo que en aquella ocasión fue un insulto adornado de sexo, ahora es el juego y afecto que trata de transmitirle su compañero, pero para ella al principio es el mismo baile, en el que no quiere participar. Quiere arrancar a girones la piel que manosearon, porque el tacto y las caricias de ahora siguen recordándole que todo su cuerpo no consintió.

Pensemos que tardará un tiempo en tolerar que alguien se le acerque por detrás o esté fuera de su campo visual, con lo que es entendible que el simple hecho de rozarla en las primeras semanas o meses, le genere un estado de alerta. Tendrá que ir exponiéndose lentamente al contacto y el sexo, que fueron los instrumentos corrompidos por una mente abusadora de poder y dominio.

No es infrecuente que durante la relación sexual se cuelen algunos pensamientos intrusivos sobre el episodio sufrido (“flashbacks”), que interfieren en su satisfacción y crean estados de ansiedad incompatibles con el disfrute.

Existen técnicas de relajación que pueden emplearse para disminuir y controlar los recuerdos desagradables, que no desaparecerán absolutamente, pero sí pueden mudar a manejables, de manera que den lugar a emociones menos intensas y desoladoras.

Aquí es donde el rol de la pareja adquiere especial relevancia en el restablecimiento, arropándola de comprensión y respetando sus tiempos. Para el compañero tampoco es fácil afrontar la situación, porque siente que también han transgredido su intimidad. Impotencia, rabia, y frustración, son algunos de los sentimientos que a veces pueden invadirle y transformarse en reproches hacia ella. Cuando esto sucede la mujer puede reactivar su dolor (revictimización) y desandar todo lo avanzado hasta ese momento. Otra respuesta negativa del cónyuge puede ser eludir el tema y hacer como si nada hubiera ocurrido, conteniéndose de modo represivo.
Todas estas reacciones hacen que sea conveniente que él sea un candidato más para beneficiarse del asesoramiento psicológico y sexológico.

A la hora de reiniciar los encuentros sexuales es aconsejable hacerlo gradualmente. En las primeras fases basta familiarizarse con caricias, abrazos y besos, que vayan fomentando un clima afectivo de confianza, en el que se sienta cómoda, reconfortada y relajada. Concentrarse en “no puedo negarle eso a mi pareja” puede provocarle tal presión, que termine asociándolo con la sumisión que pudo experimentar en el suceso. Su voluntad en toda ocasión ha de ser cuidadosamente escuchada. Es importante que perciba continuamente que siempre puede decir NO, expresar sus gustos y aludir abiertamente a cualquier estimulación que le haya incomodado o disgustado.

Lo que es contraproducente es que se fuerce a sentir deseo, aunque es saludable desarrollar un ambiente que le ayude a despertar su libido. Apagar las luces le originará desconfianza y temor, pues pierde control sobre la situación. La luz, la tranquilidad y un espacio elegido y cálido, le harán sentir seguridad con respecto a la persona con la que comparte su privacidad.

Para que pueda abandonarse a la experiencia de sensualidad, uno de los ejercicios de los que se obtiene mayor provecho es el del reencuentro con los sentidos. Volver a reactivar las sensaciones placenteras del cuerpo, siendo consciente a cada segundo de que son elegidas desde la liberabrazadostad y el cariño.

El masaje es una buena herramienta para reemprender la comunicación con la pareja a través del tacto, el olor, etc. El ritmo lento al desnudarse, el lenguaje afectuoso de las manos en la piel, alternado con palabras de ternura e interés, contribuyen positivamente a envolverla en una nueva vivencia, que irá poco a poco ganando protagonismo en su memoria biográfica. Paulatinamente la pareja conseguirá combinar este tipo de caricias con otras más estimulantes o sensuales.

Si logran renovar el código personalizado de complicidad e intercambio que tenían entre ambos, las relaciones sexuales de nuevo se tornarán una práctica cercana y distendida, donde el sexo será sinónimo de regalo, y no de ultraje.

Es obvio que no estamos nombrando un hecho que se borre u olvide, pero son muchas mujeres las que alzan la mirada y exhiben su máximo orgullo: la supervivencia. La mayoría de las supervivientes de una violación, con apoyo profesional y de sus compañeros, logran gozar plenamente de su vida emocional, social y sexual.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...